Análisis

El “buen” hombre o la creación del “padre”

Por Itzel Nallely C. López

Si hay algo que puede molestarme como granito de arena entre los dientes, es la puesta en escena de lo que yo llamo «la creación del padre o buen hombre».

¿A qué me refiero?

La siguiente escena la he venido construyendo a lo largo de mis más de 30 años
y de haberla escuchado más o menos parecida en la voz de alrededor de cincuenta mujeres en los últimos 5 años.

Cuando una niña o adolescente manifiesta una opinión “mala” sobre un varón, sabemos que será señalada y castigada, pero si es el padre sobre el cual se concentra la crítica no sólo será sancionada sino que será corregida y se le harán notar todas las maravillas que ese hombre (casi por encima de cualquier otro) tiene, y por las que hasta debería agradecer; este tipo de correcciones provienen de mujeres adultas, el entrenamiento compulsivo a la heterosexualidad obligatoria se ha introyectado en nosotras desde siempre* que no respeta que seamos tías, maestras, madres o abuelas.

A continuación de la crítica, que puede ser tan simple como que ella jamás lo ha visto reír, comenzarán todas las labores para corregirla, y sobre todo, para ensalzar la imagen del sujeto en cuestión; lo hacen diciéndole que claro que se ríe pero ella no lo recuerda porque es chica y que además no entiende a los adultos, lo hacen riñéndole porque está mal expresarse así de su papá pero no le explican si está mal por decir la verdad o si está mal por apuntar una realidad que vive todos los días, lo hacen juzgándola como injusta o malagradecida porque si su papá no se ríe es porque siempre está ocupado trabajando o pensando en trabajo, lo hacen diciendo que tendría que agradecer la comida, el techo y la educación antes de decir esas cosas ―como si éstos no fueran derechos fundamentales, y obligaciones que sí o sí se contraen cuando se “decide” procrear y criar―.

Y es que en este país, y probablemente no es exclusivo, si el tan mencionado padre ha permanecido en el entorno familiar (aún si se le hayan comprobado infidelidades) se le aplaudirá como si fuera el logro más grande, si cumple con sus obligaciones económicas (ni siquiera sobradamente) se le apreciará como si eso fuera incluso bondadoso, si trata a la madre como algo más que una subalterna encargada de todo lo referente a la casa y la educación de hijas e hijos se le considerará un buen compañero, y si además interviene medianamente en las conversaciones sobre educación, crianza o emociones de hijas e hijos, se le otorgará un nicho en un pequeño altar imaginario.

Además, recordemos la anécdota (muy probablemente personal o muy cercana) que se repite cuando una de nosotras, casi como norma en la infancia, dice que los niños le resultan desagradables y que no quiere relacionarse con ellos; inmediatamente alguna adulta va a responderle que eso será momentáneo y que más adelante uno de ellos va a ser su marido, y luego el papá de sus hijos ―casi que sin pedirle opinión a ella―.

Ya para la adolescencia quizá hasta la hayan convencido de dejarse merodear por varones en el intento de descubrir una excepción en alguno, y entonces muy probablemente sea la madre, la tía o abuela las que le harán la recomendación de buscar o conseguir a uno “como su papá o completamente distinto”, como si de verdad entre ellos hubiera alguna diferencia significativa, o como si realmente aportaran algo positivo a la vida de nosotras nada más con su presencia.

Por fortuna cada vez irán siendo menos esas y más las que van a recomendar cosas reales; como que recuerdes que un varón no puede ser tu aliado, y que la búsqueda más enriquecedora que podrías hacer es la que sea hacia ti misma, luego hacía las más cercanas, y después hacía todas nosotras.

 

* Por lo menos unos 4,500 años

Ilustración de la portada autoría y propiedad de: Charlene Chua

One thought on “El “buen” hombre o la creación del “padre”

  1. Me pasó hace poco, le estaba contando a una tía lo mierda que es mi papá y lo primero que me dijo fue que el era muy cariñoso conmigo de chiquita y sabe que tonterías, hasta parecía que una se tenía que justificar por decir cómo es de nefasto. También tengo una hermana que una vez nos dijo que ella quería un hombre como mi papá 🤮 no sé si me da más risa o asco jajaj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica