Feminismo

Feminicidios en la comunidad universitaria: Antología de la indiferencia institucional

Collage de fotos elaborado por La Crítica

Por Ingrid Pineda Cantillo

Las posturas poco firmes y la falta de acciones contundentes por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México ante situaciones de feminicidio, violencia y acoso a las mujeres universitarias nos obligan a forzar a la memoria y a manifestarnos con la palabra recordando, por ahora, solo a las que los medios han dado cabida.

Éste es un recuento de los feminicidios de 2002 a la fecha de mujeres que forman parte de la comunidad universitaria, pero cuyas vidas fueron arrebatadas. Algunos de los casos siguen sin esclarecerse, y otros no fueron procesados de manera justa para las víctimas y sus familiares, al contrario.

Ante el contexto de manifestación y movilización universitaria, específicamente de las mujeres, es necesario recordar, saber que las violencias contra nosotras nos alcanzan incluso en los espacios que se suponen que son seguros o nos alcanzan fuera y no encontramos respaldo de quienes podrían hacer algo.

26 de abril de 2002: Areli Osorno Martínez

Areli tenía 27 años cuando fue asesinada en los laboratorios de la Facultad de Ingeniería por Carlos Samuel García de 29 años, con quien compartía clases en dicha institución.

El cuerpo de Areli fue encontrado en las instalaciones del museo de las ciencias Universum en Ciudad Universitaria, donde estaba oculto bajo bolsas negras y costales. Se cree que el móvil de asesinato fue el rechazo de Areli a Carlos, quien la acosaba de tiempo atrás.

Las investigaciones periciales confirman el Carlos Samuel contó con un cómplice que lo ayudó a trasladar, en su coche, el cuerpo de los laboratorios de Ingeniaría a donde fue encontrado posteriormente. Para el mes de mayo de 2002 el juzgado 15 de lo penal entregó elementos suficientes para demostrar su culpabilidad y dictar auto de formal prisión al único detenido del caso.

06 de mayo de 2002: Cristel Estibalí Alvarez García.

Cristel tenía 21 años y era estudiante de la carrera de Física en la Facultad de Ciencias. Fue asesinada de tres disparos con un arma calibre 38, en las inmediaciones de la facultad por José Manuel González Gómez de 42 años, con quien se cree sostenía una relación sentimental.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, con la colaboración de los testigos del asesinato, identificó al agresor tras realizar un retrato hablado, se localizó su domicilio y, luego de días sin movimiento en el lugar, los agentes consiguieron una orden de cateo para inspeccionar la vivienda.

Ahí se encontró el cuerpo sin vida de José Manuel González, que murió después de disparase a sí mismo en el pecho. A un lado del cuerpo fue localizada una nota, presuntamente escrita por él, en la que declaraba que mató a Cristel por celos de que estuviera con otros hombres.

Tras el suicidio, la Procuraduría dio el caso por concluido.

20 de septiembre de 2009: Alí Dessiré Cuevas Castrejón.

Imagen tomada de: Shaila Rosagel – WordPress.com

Alí tenía 24 años y estudiaba la carrera de Letras Clásicas. Fue asesinada, de 26 puñaladas, por Osvaldo Morgan Colón, quien le había organizado una fiesta de cumpleaños en su departamento en la colonia Centro, en la Ciudad de México.

Los familiares de la joven advirtieron que existen una serie de irregularidades de las autoridades para manejar el caso, como que la foto del expediente no coincide con la del asesino, puesto que Oswaldo es hermano de Humberto Morgan Colón, ex diputado federal, quien podría estar apoyándose de sus contactos para manipular la información.

Oswaldo fue detenido y  sentenciado inicialmente por homicidio calificado con saña (crueldad) y alteración voluntaria (presencia de drogas en la sangre) en septiembre de 2010. Sin embargo en 2011 la Cuarta Sala en Materia Penal de Distrito Federal redujo siete años a la condena de 42 años de prisión dictada por el Poder Judicial del DF y la defensa cuenta con más apelaciones con las que busca seguir reduciendo la sentencia.

06 de septiembre de 2010: Adriana Eugenia Morlett Espinosa

Imagen tomada de Trasfondo informativo

Adriana era una joven de 18 años, estudiante de tercer semestre de la carrera de Arquitectura. Desapareció después de haber acudido a la Biblioteca Central a solicitar el préstamo de un libro y acompañar a Mauro Alberto Rodríguez Romero a su departamento cerca de Ciudad Universitaria. Después de permanecer en el lugar unos minutos Mauro acompañó a Adriana a tomar un taxi, del que se desconoce aspecto o número de placas.

La familia solicitó el apoyo de Mauro Alberto por ser la última persona en verla, sin embargo, su colaboración fue mínima, pues cambió la versión de los hechos tres veces, además de que solicitó un amparo y un estudio psicológico para demostrar que no podía retener recuerdos, a pesar de que solo era considerado un testigo.

Los restos óseos de Adriana Morlett fueron hallados el 17 de diciembre de 2010 en un predio de la carretera México – Ajusco. No obstante, fueron identificados hasta noviembre de 2011 por un grupo que antropólogas argentinas de colaboraban con las autoridades mexicanas.

Los padres de la joven denunciaron constantemente el desinterés y la ineficiencia de las autoridades en el caso.

11 de abril de 2012: Cécile Denise Acosta Reynaud.

Imagen tomada de Proceso

Cécile era Licenciada en Etnología por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, maestra en Antropología en el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y conocedora de la danza clásica, contemporánea y el tango.

Fue presuntamente asesinada por Martín Enrique Mansour, doctor en matemáticas y maestro en la Facultad de Ciencias de la UNAM, quien metió su cuerpo parcialmente calcinado dentro de una maleta y lo abandonó a las afueras del distrito de Virudhunagar, en el estado sureño de Tamil Nadu, India.

Martín y Denise, exesposos, tenían una hija de seis años que él se llevó a la India después de conseguir una beca de postdoctorado, Denise los siguió con la intención de mantenerse cerca de su hija.

Familiares y personas cercanas a la expareja aseguran que Martín era un hombre sumamente violento con Denise. Fue encarcelado luego de ser considerado el principal sospechoso de la muerte. Estuvo tres meses en prisión, pero salió libre el 24 de julio de 2012, a falta de una acusación formal.

11 de junio de 2012: Karen Joanna Sánchez Gochi

Imagen tomada de Columna Tamaulipas

Era estudiante de la carrera de Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM con 20 años de edad. Fue asesinada por Mario Gabriel Enríquez Pérez, amigo suyo de años atrás, quien la llevó a un hotel de la Colonia Obrero popular en la delegación Azcapotzalco, donde fue encontrada con signos de ahorcamiento y violencia sexual.

El asesino confeso fue sentenciado a 35 años de cárcel por el delito de homicidio calificado, sentencia dictada por el Juez 52 de Primera Instancia del Tribunal Supremo de Justicia Del Distrito Federal, Octavio Israel Cevallos quien se negó a analizar con perspectiva de género las pruebas que demostraban un feminicidio.

La familia de la joven a señalando la ineficiencia de las instituciones ante el caso al no dirigirlos a las instancias correspondientes al momento de denunciar la desaparición de Karen. A pesar de las apelaciones la sentencia se ha mantenido sin cambios.

 7 de diciembre de 2014: Anayeli Bautista Tecpa

Imagen tomada de Milenio

Anayeli era una estudiante destacada de la Facultad de Química de la UNAM, de 23 años, fue secuestrada el 7 de diciembre y su cuerpo localizado tres días después con un tiro en la cabeza en la avenida México-Ajusco, en la zona boscosa de la delegación Tlalpan, a pesar de que sus captores mantenían comunicación con la familia para solicitar un rescate.

En 2015 se detuvo a Félix Fernando González Hernández y Citlalli Guzmán Ferrer, miembros de una banda de secuestradores que operaba en el Ajusco, a quienes se les atribuye el secuestro y asesinato de Anayeli, además de otros tres secuestros y un asesinato.

1 de junio de 2015: Mirena Castillo Mendoza

Mirena era trabajadora del área administrativa de la UNAM de 44 años de edad y  fue encontrada muerta con heridas de arma blanca en el abdomen, semidesnuda y con huellas de ahorcamiento, en su departamento en la colonia Oxtopulco Universidad, delegación Coyoacán.

Un amigo suyo, quien fue él que la halló sin vida en su departamento, declaró que en el mismo edificio vivía su pareja sentimental, con quien ella tenía conflictos constantes.

18 de febrero de 2016

Joven estudiante de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza cuyo nombre y edad se desconocen, su cuerpo fue encontrado en un motel ubicado en la calzada Ignacio Zaragoza de la colonia El Paraíso, en la delegación Iztapalapa.

El atacante, de nombre también desconocido, la abandonó en las inmediaciones del motel con signos de muerte por asfixia y traumatismo craneoencefálico.

Tras las averiguaciones, el 4 de noviembre del mismo año, fue detenido por agentes de la Policía de Investigación  en las inmediaciones de la facultad donde estudiaba la víctima.

4 de agosto de 2016: Olga Karen Alvarado Mosso

Imagen tomada de change.org

Olga era una joven de 17 años, estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Vallejo. Fue encontrada muerta con signos de violencia sexual junto con su hermano, Erick Alvarado Mosso, de 12 años de edad, quien fue ahorcado.

Los hermanos fueron hallados por su madre dentro de su hogar ubicado en Viveros de Tulpetlac, Ecatepec, Estado de México, después de una jornada de trabajo.

Muestras de ADN recabadas del cuerpo de Karen arrojaron como culpable a Luis Enrique Zaragoza Mosso, de16 años, primo de los menores. La familia y los habitantes de la colonia, a través de una petición en chance.org exigieron a las autoridades que el culpable sea procesado como adulto, puesto que por ser menor de edad recibió solo 5 años en consejo de tutela.

3 de mayo de 2017: Lesvy Berlín Osorio

Imagen tomada de Desinformémonos

Lesvy tenía 22 años. Contaba estudios interrumpidos en el CCH Sur y  fue asesinada por su novio, Jorge Luis González, de 29 años, quien la asfixió con el cable de una cabina telefónica en las instalaciones de Ciudad Universitaria y abandonó el cuerpo en el lugar.

En un primer momento, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) dictaminó que lo ocurrido se refería un suicidio. Sin embargo grabaciones proporcionadas por la Universidad muestran que momentos antes del asesinato de Lesvy, Jorge Luis forcejeó con ella y la golpeó con una cadena en el rostro.

Tras el desarrollo de una investigación con perspectiva de género, exigida por los familiares de Lesvy, el Ministerio Público modificó la hipótesis de lo ocurrido y planteó al juez que Jorge Luis Hernández González fue el responsable de la muerte de la joven por lo que el caso fue clasificado como feminicidio.

15 de marzo de 2018: Graciela y Sol Cifuentes

Imagen tomada de siempre.mx

Madre e hija, catedrática de la Facultad de Arquitectura de la UNAM y estudiante de la misma facultad, respectivamente.

Fueron halladas sin vida al interior de su domicilio ubicado en Santa Rosa Xochiac en la delegación Álvaro Obregón. Los cuerpos fueron encontrados con signos de tortura y violencia sexual, además de que fueron calcinados por el agresor que incendió la casa con la intención de eliminar las evidencias.

Alan Rodríguez, exnovio de Sol, fue descubierto por la policía como responsable del doble crimen tras investigar las ubicaciones del GPS de su teléfono celular que lo ubicaba en la casa de las víctimas y en una zona cercana a donde fue abandonado el coche de Graciela, que también fue robado el día que fueron asesinadas.

La policía giró una orden de aprensión por feminicidio contra él y en el proceso de su detención también se descubrió que era traficante de drogas. Se espera una pena de hasta 120 años de cárcel, tan solo, por los delitos de feminicidio.

20 de agosto de 2018 (fecha de secuestro): Miranda Mendoza Flores

Imagen tomada de laopinion.net

Miranda tenía 18 años y estudiaba en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Oriente. Fue secuestrada –se cree que durante el trayecto del colegio a su casa-.

Los captores se comunicaron con la familia de Miranda y exigieron un pago de cinco millones de pesos a cambio de su libertad, sin embargo, el trato no fue concretado.

El cuerpo de la joven fue hallado al día siguiente en carriles laterales de la autopista México – Cuautla a la altura del Municipio de Cocotitlán, en el Estado de México, en un estado de calcinación que impedía su identificación inmediata, pero que fue corroborada con exámenes de ADN.

La fiscalía mexiquense procederá en la investigación bajo el protocolo de feminicidio.

6 de noviembre 2018: María del Rosario Pérez García

Imagen de redes sociales

Joven, de 25 años de edad, estudiante de la carrera de Contaduría en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán.

Se le vio con vida por última vez el tres de noviembre cuando salió de la delegación Gustavo A Madero a la colonia Santa Martha Acatitla en la delegación Iztapalapa, a la que acudió a una fiesta de Halloween. Durante la madrugada del domingo cuatro de noviembre la familia recibió una llamada del teléfono de María del Rosario en la que solo pudieron identificarse gritos.

A pesar de que la llamada alertó a la familia, las autoridades emitieron ficha de búsqueda hasta el cinco de noviembre. Los padres hallaron su cuerpo el seis de noviembre después de que les alertaron, por medio de Facebook, del hallazgo del cuerpo de una joven en el municipio de Nezahualcóyotl en el Estado de México.

26 de marzo de 2019: Jenifer Sánchez Domínguez

Imagen de redes sociales

Estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Oriente, de 16 años de edad. Jenifer fue vista con vida por última vez el 20 de marzo en la colonia Tepalcates, delegación Iztapalapa.

Fue encontrada sin vida el 26 de marzo en un lugar llamado Pozo la Longaniza en el municipio de Chicoloapan, Estado de México.

29 de abril de 2019: Aideé Mendoza

Collage de El Heraldo

Alumna de sexto semestre del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Oriente recibió en impacto de un proyectil de bajo calibre en el costado derecho, cuando aún permanecía en uno de los salones del edificio P de la institución.

Estudiantes testigos del hecho declararon que la joven recibió atención médica por lo menos una hora y media después de la detonación. A pesar de ser trasladada en ambulancia al Hospital del ISSSTE de Zaragoza, falleció a causa de las heridas.

Al respecto han existido múltiples declaraciones, tanto de la universidad como de las autoridades sobre  la procedencia del proyectil. En un primer momento se aseguró que la bala tenía que haber salido de alguna parte del salón, sin embargo, las últimas actualizaciones oficiales del caso aseveran que se trató de una bala perdida que recorrió al menos 300 metros antes de impactar con Aideé.

No hay responsables identificados.

 

5 thoughts on “Feminicidios en la comunidad universitaria: Antología de la indiferencia institucional

  1. Hola Compas,
    Falta el caso de Mariela Vanessa Díaz Valverde, estudiante dde segundo semestre de letras hispánicas.
    Desapareció el 27 de abril de 2018, sus familiares ha denunciado falta dde apoyo de las autoridades y negligencia en lala investigación.
    Vivas nos queremos!
    abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica