Calaveras Feministas

[Calaveras Feministas VII] La muerte se lleva al acosador

Por María Luisa Sánchez Camacho

 

Venía un macho agrediendo a una mujer

Muy envalentonado no la dejaba ser

La perseguía por la calle

Gritándole y silbándole

 

De pronto se le apareció la Muerte

Con un espray pimienta y un taser

Le metió dos toques al agresor

Que muy cobardemente corrió

 

Pero de la Muerte nadie escapa

Así que la huesuda le puso una trampa

El fulano cayó, como se esperaba

Y nadie supo, porque nadie lo extrañaba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica