Feminismo

Hablemos de LP y su poder de alesbianamiento

Zaira Almendros 

Laura Pergolizzi (LP) es una mujer abiertamente lesbiana, cantante y compositora neoyorquina con una trayectoria muy larga, pero cuya fama llegó hasta hace pocos años con la canción “Lost on you” que ha sido coreada por infinidad de mujeres a lo largo del mundo. Recientemente ha hecho una gira por Latinoamérica que terminó el pasado 23 de octubre en México, concierto al que fui y del cual tengo algunas observaciones bastante interesantes que pasarían desapercibidas para muchas, no para mi agudeza. No es una nota descriptiva light, no hablaré de quién abrió, de la Sariñana, de la lista de canciones que cantó, lo que sí te advierto es que, si traes muy arraigada la misoginia y la lesbofobia, esto no te va a gustar porque analizo, critico y politizo. Puedes detenerte aquí y pasar a otra cosa. 

 

Foto tomada de Pinterest

 

La antesala 

 

Para mí era importante ir a ver a una cantante lesbiana, porque me da gusto cuando a las lesbianas les va bien, qué te digo. Y porque en mi adolescencia las únicas lesbianas cantantes, resultaron no ser lesbianas. Así que un fraude las tatu. Quería ir a ver y escuchar a LP y también quería ver quiénes iban, era un tipo de cosa antropológicamente interesante. 

 

Los videos de Laura tienen millones de visitas y en todos los que he visto hay un sinfín de comentarios de mujeres que la adoran; hablan de su increíble talento, de su guapura, de su voz PERO sobre todo hay declaratorias de amor que van desde las tiernas (“te amo”, “eres la mejor del mundo”, “qué labios tan hermosos”) hasta las más eróticas (“todas salimos de ese concierto mojadas y eso que no estaba lloviendo”) pasando por las más lésbicamente potentes cuali y cuantitativamente hablando (“por ella me hago lesbiana, estoy dudando de mi heterosexualidad, dejaré a mi novio, creo que ya soy lesbiana”). Las menos dicen que no es que las otras sean lesbianas (defensoras empedernidas de la heterosexualidad), sino que LP les gusta porque parece un hombre (quiero ver qué dice la mismísima Laura y otras lesbianas asumidas cuando hay este tipo de comentarios tan horrendos y lesbofóbicos). 

 

Seamos claras; Laura es una mujer, es una mujer lesbiana, es una mujer que viste con zapatos, trajes, sacos, playeras, pantalones vaqueros, es delgada, con un cabello preciosamente chino y está tatuada. Laura no es un hombre, no es un intento de hombre, no es un cuasi-hombre, no es un proto-hombre, no es un mal intento de hombre (gracias Yan, por tanta herencia política). ¿Por qué ven hombres en todos lados? Caraaaaay… ¿Tan difícil es esto? Una vez que se comprenda, por favor, dejar de hacer comentarios tan tristemente heterosexuales. Laura es una mujer, es una mujer lesbiana. 

 

Foto tomada de Pinterest

 

Sus boletos se vendieron como torta caliente. Sold out en las tres fechas. Laura, hermana, te aman las mexicanas.

 

La fila para entrar y la misoginia

 

No sé desde qué hora estaban formadas las primeras, segundas, terceras…en llegar, pero calculo que llevaban ya un rato largo. Yo llegué a las 7, inocentemente pensé que la fila estaba cortita, hasta que empezamos a avanzar y, oh, sorpresa, le dábamos vuelta a la cuadra y yo seguía sin llegar a la entrada del recinto. Se ve que tenían unas tremendas ganas de estar cerquita del escenario (de Laura, pues). Pero bueno, aquí tengo una observación con tres ejemplos. 

 

Yo esperaba ver muchísimas mujeres en el lugar, así fue. Esperaba ver a muchas lesbianas, así fue. De hecho, esperaba ver a más mujeres que a hombres, y afortunadamente así fue. Nos movemos en este sistema patriarcal que es misógino, y mínimamente esperamos que los espacios donde hay mayoría de mujeres sean más tranqui, pero no, cuando hay espacios así, la misoginia se hace mucho más evidente, los hombres acentúan sus violencias de manera impune, patéticos… Sí, así como en los vagones exclusivos para mujeres, se regodean y se burlan, se ponen cómplices entre ellos y los policías. Así pasó acá también, veamos: 

 

  • Unas chicas querían que un vendedor les pusiera un sello con el rostro de LP. Cuando una se dispuso a abandonar la fila para ir en busca del hombre en cuestión, empezamos a avanzar y ella tuvo que volver rápidamente sin haber adquirido nada. El señor le gritó de todo, no sé si ella alcanzó a escuchar, pero yo -que estaba más atrás- escuché perfectamente sus ofensas. Le dijo que era una tonta, que por qué tardó tanto en decidir y hasta la “insultó” con el término “Poblana”. No se necesitan grandes análisis para ver la impresionante misoginia y racismo en esto.

 

  • En una de las avanzadas eternas, noté que un vendedor de cigarros y dulces tenía en su canasta un celular. Trataba de esconderse, hacerse menos, de hecho, estaba sentado ensimismado, contrario a lo que siempre hacen los arrellanados como él y sus congéneres. A los segundos vino a toda prisa una lesbiana preguntando por el aparato, buscando, él no dijo nada, pero ella notó que lo tenía ahí, así que le dijo un par de cosas y se lo arrebató de la canasta, volvió a su lugar -imagino que con su novia- y le dijo “tranquila, no te preocupes”. El hombre en cuestión se soltó una carcajada, se levantó de donde estaba y fue a buscarlas, no alcancé a escuchar lo que les dijo, en todo caso ¿qué tendría que ir a decir? La fila avanzó afortunadamente y el señor quedó atrás. Ojalá la vida fuera siempre así, pero no, estos hombres siguen y siguen apareciendo, para muestra un tercer botón.

 

  • En el último tramo de lo que parecía ser una fila interminable, se dejaban escuchar los gritos de un vendedor, cito textual: “Pulseras… compra pulseras de la pinche vieja esta” “Llévate una pulsera de la pinche vieja que va a tocar”. En cada nueva frase, el común denominador era el “pinche vieja esta”. Nadie le dijo nada, sólo se escucharon unas risas de algunos otros varones en la fila. Misoginia, lesbofobia. Ni se molesta en decir su nombre, no sé si lo sabría o no, todas sus pulseras decían LP, pero para él era la “pinche vieja esta”, porque, aunque él comería de vender un producto gracias a que ella tocaría esa noche, un producto con el nombre de ella, para este hombre ella no ameritaba más que insultos. Ahora estoy segura de que sabía su nombre, sabía quién era, sabía que era una mujer lesbiana.

 

Para este punto empecé a querer irme, ¿qué necesidad tiene una de aguantar esto? Pero no dejaría que estos señores perjudicaran mi noche, la fila avanzó y por fin pude entrar y buscar algún buen lugar para tener visibilidad suficiente y estar calma.

 

 

Foto tomada de Pinterest

 

La espera y la heterosexualidad

 

Ya adentro hubimos de esperar más de dos horas para que iniciara el concierto. Habíamos muchísimas más mujeres que hombres, como ya he dicho, y aun así las voces que más se escuchaban eran las de ellos en cada sección donde te movieras. Por ejemplo, donde estuve un largo rato había un hombre regañando a su amiga. Sí, regañándola, a los gritos le decía cosas de su trabajo, que a ella no le gustaba nada, que era exagerada, que a él también le molestaban gentes en su trabajo, pero que esto y lo otro. Ella tenía un problema, pero el centro de la charla fue él, regañándola, diciéndole cómo hacer su vida y hablando de sus propias experiencias. Encima a los gritos como para que nadie escuche. ¿Te suena familiar? Yo sé que sí.

 

Por otro lado, había algunas parejas heterosexuales, esto me causó tanta gracia. Me centraré en una de las parejas que estaba cerca de mí. Era evidente que ella era la que quería ir al concierto (ya empezado, él no se sabía ninguna canción, ella las cantaba todas) y estaba a la expectativa para ver cuándo salía LP. Había pequeños momentos en donde la endeble heterosexualidad (como suele ser) se iba cayendo, toda esa ficción impositiva a la que nos orillan desde pequeñas se perdía en un mar de mujeres amando a Laura, y era entonces cuando este chico, a sabiendas de que la novia estaba babeando a la espera de LP, abrazaba fuerte a la chava, la jalaba hacia él, la besaba apasionadamente, como demostrando algo. La teatralidad de la heterosexualidad endeble, se llamaba la obra. 

 

Así estuvieron abrazándose un rato, cosa que de golpe se vio interrumpida cuando en efecto, salió LP al escenario, ella le botó los brazos carceleros a él y brincó de emoción, gritó desesperada con unas ganas como pocas y sonrió como no la había visto sonreír en toda la noche, sus ojos estaban iluminados. De repente, como por arte de magia, la heterosexualidad reafirmada una y otra vez, se escurría por el piso, y todas las presentes, sí, la pisoteábamos. Algunas con toda intención, como la que escribe, otras sin querer queriendo. 

 

Foto Calavera García Parames

 

El concierto y la lesbiandad

 

Aquella no fue la única pareja heterosexual que vi; ellas eran abrazadas por sus novios hasta que la música de fondo desapareció, ponen las luces del concierto y empieza la expectativa para ver salir a LP. O sea, cuando saben que ella va a salir, avientan rápido al anexo incómodo, se deshacen de esos brazos que las rodean para hacer lo que querían hacer desde hace mucho tiempo; entregar sus gritos a Laura. Se entregan a su voz, a su presencia, como quien se entrega a la lesbiandad sabiendo de antemano que lo vivido hasta antes de ese momento ha sido una mentira, un engaño, un juego perverso, una auténtica mierda. Es hermoso verlo en vivo y en directo. Por más que ellas regresaran a casa con ellos, ya el momento aquél quedó tatuado en sus cuerpos, ya hay un indicio.  

 

También, claro está, hay parejas lésbicas super visibles… tienen unas formas de quererse muy otras, muy nuestras, muy de la ternura. Se miran a los ojos, se sonríen, se besan y se abrazan. De repente me entran ganas de tener una novia justo en ese momento. Digo, es taaaaan bello ver cómo estas chicas frente a mí, súper jóvenes, se miran, cómo las que están un poco más adelante platican y ríen para terminar con un besito cómplice, cómo las que están a mi izquierda recuerdan cómo fue ver a LP en el Vive y comparten impresiones y expectativas mientras sus manos juguetean… dan ganas de estar así, cómo no. Escribo ahora y sonrío. Incluso releo y sonrío. 

Las admiro, yo me considero una lesbiana joven, pero entre ellas y yo -al menos la mayoría de las que vi- sí hay alguna generación de por medio, y cuando yo tenía unos 17 años no había concierto en el que pudiéramos estar tan tranquilas queriéndonos entre lesbianas, ni siquiera podría decir si en los eventos de esta índole a los que fui en esa primera juventud había lesbianas tan visibles. Las admiro, las quiero y las abrazo ñoñamente en mis pensamientos, ellas no lo saben, pero yo lo hago durante el concierto. Aún ahora.

 

 

 

Foto tomada de Pinterest

 

También, si hablamos del continuum lésbico, hay grupos de amigas, madres con sus hijas, o tías con sus sobrinas, hay niñas, señoras de más de 40, se acompañan, algunas van de a dos, otras en bola, pero van riéndose, esperando con esos ojos de no perder el asombro, caminan juntas de la mano, se avisan si hay algún escalón para que ninguna vaya a caerse, comparten bebida. Bailan, gritan, cantan a todo lo que da las canciones, a veces se voltean a ver entre las acompañantas y cantan y gesticulan entre ellas, vuelven a LP y le sueltan “te amo” y “hermosa” con todo el aire de sus pulmones, incluso le muestran hojas con el mensaje “Marry me”. Si una quitara a los hombres de escena, sería un verdadero paraíso, el lugar anhelado. ¿Que no?

 

Pocas veces he estado en un lugar de estas dimensiones donde se escuchan casi solamente voces de mujeres, menos en contextos musicales. Era hermoso el sonido a coro de todas, cantando desde la lesbiandad de LP hasta su propia lesbiandad originaria, 

 

Al final, esos comentarios que ellas hacen en sus videos y conciertos son parte del continuum que la misma Laura crea desde su lesbiandad musical, y que todas compartimos siempre:

 

  • Ellas han hablado desde la sensualidad y LP ha escrito “you blow my mind…Oh you and I, let’s just do it one more time, (one more time), ¡a million times! So let’s get high… También Oh God, why you gotta look so…So hot, rememberin’ your body on mine…
  • Ellas han hablado desde la ternura y LP ha cantado “All I ever wanted was you” y “Always thought you’d be the one, Who always needed me my home, you’d be my home” … 
  • Ellas han hablado desde el amor lésbico y LP escribe para mujeres, para ex amoras, para su novia y hasta sale en videos con ella. ¿Qué más, pues?  

 

Foto tomada de Pinterest

 

Incluso, por más que no haya sido ni remotamente escrita desde ahí, me vuelo imaginando que el lejano oeste podría ser la lesbiandad, ese lugar que nos dicen que es peligroso, que no vayamos, que es lo peor, que nos ocultan y nos castigan si nos atrevemos… me vuelo a imaginar que esta canción (girls go wild) queda perfecta para invitar al abandono de la heterosexualidad (o étereosexualidad como la nombré hace muchos años) y nos vayamos con ella (con la lesbiandad, y con la que nos invita tan generosa y amorosamente a ella)…

 

I’ve been caged, I’ve been hounded, I’ve been hunted and tamed (por/en el patriarcado heterosexual). I’m the outlaw of outside and ready to rage (lista para irme, con ira con alegría) ….

Girls go wild on the West Coast. Come on’ baby let’s go. That’s what she said…

 

¿Adónde me invita ella? A volverme loca en la costa oeste, a vivir, a atreverme a la alegría… ahí donde está la lesbiandad. Ya lo tienen amigas.  No lo digo yo, lo dice LP. Come on



Foto tomada del video Lost On You

Comments

comments

5 thoughts on “Hablemos de LP y su poder de alesbianamiento

  1. ¡Qué hermoso escrito!
    No conozco la música de LP, el único referente que tengo de ella es haberla visto en una foto con Ximena Sariñana en instagram… y recuerdo haber pensado que quizás sería otra cantante lesbiana que no es abiertamente lesbiana aunque sepamos que lo es, pero después de leerte me han dado tremendas ganas de oírla.
    Gracias!!

  2. Es hermoso verla, oírla y deleitarse con tan delicada manerita que tiene para transmitir en Una, el modo de conocer la libertad con amor propio y nuevo. Yo no puedo aseverar si soy lesbiana, lo que reafirmo es que la contextualidad hace en una mujer reprimir ciertas emociones para complacer a los estándares de la sociedad, es decir, a los que nos rodean para encajar dentro de los estereotipos. Estar en un concierto de LP, simplemente es sobreacogedor, íntimo y conectivo con el ser de cada mujer; ese Ser que no podemos expresar por evitar restregarle a la cara a éstos, llamados hombres, que no nos jodan.
    Tanto hemos doblegado la esencia del ser humano, que cuando nos generalizan, dicen «el Hombre», nos incluyen dentro de una término, que deberíamos aceptar como tal. Cuándo realmente hemos sido consideradas un género que implica características muy propias, muy nuestras. Mujeres, somos mujeres que por nacer con una vajina nos encasillan a un modo de comportamiento que debería ser el más adecuado, pero quién o qué define cuál es el modo apropiado de ser. Yo me deléito sumergiéndome en esa sencilla razón de oirla y verla, en un espacio reducido de la pantalla de mi celular, toda ella emanando elegancia, sensualidad, lujuria e identidad de mujer.

  3. Yo no soy lesbiana ni ni mi hija que tiene 16 años ni tengo nada mal que decir de ellas. Pero ami y ami hija nos encanta su música,sus canciones,su voz y su personalidad lesbiana o no eso nada tiene que ver con el talento y von que nos guste. LP es una mujer talentosa y no la conocemos en persona y no hemos tenido oportunidad de ir a algun concierto de ella pero en su voz y en su presencia se ve que es una mujer sentimental,agradavle y sencilla. Sifue asi Laura Pergolizzi. Muchos exitos mas y muchas felicitaciones por ser quien eres y como eres. Mi hija perla y yo te apoyamos .

  4. E leido todos los comentarios en distintas paginas de las chicas q asistieron a sus conciertos muy emocionadas, contentas y fascinadas. Yo no pierdo la esperanza de asistir a un concierto de esta hermosa artista q tiene la capacidad de transmitir su sentimiento en cada cancion, yo la escuche x primera vez ya hace tiempo la sigo desde entonces no me canso de escucharla todos los dias porque me hace sentir bien me transporta con su musica con sus video y me encanta!!

  5. Personalmente yo no soy lesbiana pero respeto a cada uno de ellos del género aunque después de verla y abrazarla y tenerla tan cerca jajaj jajja..lo pienso 🥰🇵🇪..Pero déjame decirte que est columna me encantó!!🖐 por que tuve la oportunidad de verla en concierto y antes asu espera de su presentación tres días en mi país Peru..🇵🇪..y recibirla en el aeropuerto Jorge Chávez verla de tu atu..fue grandioso y luego estar más cerca aún en la puerta de hotel Marriott y que ella tenga esa paciencia de tomarse un selfie con cada una de nosotras es admirable!!! con muchas fans fue extraordinario y para culminar escuharla #BarrancoArena en Lima Peru fue grandioso definitivamente la amo !! Su entrga6 total en el escenario su tranquilidad y seguridad y espontaneidad es unica la admiro nunca olvidaré desde que escuche lost on you 🎶👍❣ x primera ves no dejo de escucharla Spotify y seguirla en la red sociales súper!!…éxitossss siempre no cambiesss conservante tal cual !!👍 extraordina artista mujer y ser humano y tu perseverancia valio la pena
    con defectos y virtudes como todos..😄
    . no me cansaré de verte y escucharte🎶🎩🎶💋 🇵🇪❣#lp #Laurapergolizzi espero poderte volver y deleitar tu hermosa voz en vivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!