Semblanzas

El feminismo no nació hoy… y otras historias que nos dejó Adelina Zendejas

Angélica Jocelyn Soto Espinosa

Ciudad de México, 6 mar 19.- Las cigarreras que enfrentaron al gobierno del virreinato en siglo XVI fueron las precursoras de las luchas organizadas de las mujeres en México; las obreras textiles fueron las impulsoras de la Ley Federal del Trabajo; en 1918 los sindicatos estaban dirigidos por mujeres; y el artículo 123 de la Constitución -que establece los derechos mínimos del empleo- fue estructurado por miles las Obreras Guadalupanas en Michoacán.

Esto fue lo que nos contó, en la década de los 60 y hasta los 90, Adelina Zendejas, periodista y maestra, que escribía en el periódico El Día (hoy fuera de circulación), una columna de opinión dedicada a analizar exclusivamente la condición social de las mujeres. Se llamaba Ellas y la vida, se publicaba en la sección nacional, y trataba sobre los derechos, la infancia, la explotación en los centros de trabajo y la justicia social.

“Seguramente que en la opinión de muchas este esquema es muy escueto e incompleto; lo hemos hecho con el fin de que las jóvenes de hoy que lo ignoran todo, dejen de pensar que la lucha por la liberación de la mujer mexicana se inicia a partir de ellas, o que en otros rumbos de la tierra es donde existen los antecedentes que las deslumbran”

escribió Zendejas en su columna.
Fuente: elfanzine.tv

Ellas y la vida

Se tiene registro de al menos 29 títulos de estas publicaciones de 1963 a 1981, entre ellos: Guarderías; Maternidad y Trabajo; Una niña; Discriminación; La organización feminista. Su razón de ser; los derechos ciudadanos y la mujer; La mujer mexicana, entre otros temas. Su contenido era primordialmente informativo; sin embargo, siempre fue constante con las temáticas y con plasmar sus convicciones de justicia social.

Si bien en esta columna Adelina reflejaba un contexto similar al actual, ella empezó a escribir en los 30, durante los inicios de un nuevo siglo; la influencia política de otros países en México; y el paso de seis décadas de historia: desde la conformación de las instituciones hasta la llamada guerra sucia.

“Especial significado tienen sus trabajos sobre la historia de las mujeres. Desde hace más de 30 años ella se ocupó de hacer un registro histórico del protagonismo político femenino (…) Adelina Zendejas comprendió que la búsqueda de identidades y afidamentos con las mujeres del pasado era una parte necesaria para transformar el presente e inventar el futuro”, escribió la historiadora Gabriela Cano.

De acuerdo con Cano, a principios de los 60 publicó el libro La mujer en la Intervención francesa y Las luchas de las mujeres de 1821 a 1975, que le llevó varios años de trabajo. Zendejas escribió historias de resistencia y participación de las mujeres de las que no hay registro hoy porque, a parte de ella, nadie más documentó.

Por ejemplo, ella relató que en 1857 se realizó la primera gran huelga textil en Guadalajara, protagonizada y sostenida por mujeres, que exigían aumento salarial, disminución de la jornada de trabajo, la protección de la maternidad y la protección de la infancia trabajadora.

Fuente: elfanzine.tv

También dijo que en los conflictos tabacaleros, que pararon plantas en la Ciudad de México y Veracruz en la época virreinal, las mujeres participaban en primera fila, y que contrario a lo que se piensa ahora, de 1918 a 1940, los sindicatos y organizaciones gremiales estaban lideradas por mujeres, quienes conformaban de 60 a 80% de la planta trabajadora. Ellas, dijo entonces, son las impulsoras de la Ley Federal del Trabajo

Documentó que el primer periódico realmente feminista en México se llamaba La Comuna, que nació en 1876 (aunque ya no hay registro) para defender los derechos de huelga y los derechos de la mujer. De igual modo, relató la historia de las periodistas Dolores Jiménez, que hizo el prólogo del Plan de Ayala, y de la anarquista Juana Bélen.

Al principio, Ellas y la vida estaba firmaba bajo el seudónimo de Yoli y en las últimas fechas con su nombre real- tenía una periodicidad muy variable: a veces era bisemanal, semanal, quincenal o mensual, y dejó de publicarse en enero de 1981, de acuerdo con el texto Adelina Zendejas Gómez, crisol periodístico con tintes feministas, comunistas y docentes del siglo XX, de la periodista Josefina Hernández Téllez.

“Adelina Zendejas, innovadora y retadora, pues tener más de 50 años en el periodismo con un tema que desde que el mundo periodístico es mundo se relaciona con diversión, entretenimiento, moda, espectáculos (…) es verdaderamente todo un desafío y reto. Adelina lo enfrentó y lo reafirmó constantemente”, reflexionó Hernández Téllez.

La mayoría de sus textos se publicaron bajo varios seudónimos, la gran mayoría de nombres de mujeres. Adelina alguna vez sostuvo en una entrevista que lo hacía así porque era modesta; sin embargo, su cuñada, Alicia Zendejas, declaró que probablemente se trataba de sentir más libertad y comodidad para expresar mejor sus opiniones en aquel ambiente conservador.

Fuente: elfanzine.tv

Adelina nació en en plena Revolución mexicana, en 1909. Fue de las primeras mujeres en ingresar a la Escuela Nacional Preparatoria, y luego estudió en la Facultad de Filosofía y Letras. Dijo en una entrevista que escribió su primer artículo a los 14 años y lo publicó en una revista de Toluca que se llamaba Acción Social. Se inició como periodista a los 18 años, a fines de la década de los 20 en México, pero también fue maestra.

Además de El Día, colaboró en Policronías y Cóndor, revistas estudiantiles; El Nacional, Excélsior (con su columna Binomio), El Popular, Mujeres, La voz de México, Tesis, Ultimas Noticias de Excélsior, el suplemento México en la Cultura de la revista Siempre!, , Tiempo, Ferronales, Prevención Social, Senda Nueva, El Hogar, Noticias de Hoy (de La Habana, Cuba), Flama.

También fundó dos revistas en 1956: el Magisterio y La Maestra, según documentó Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) -cuyo amplio centro de documentación lleva su nombre-, pero ahora es imposible encontrar alguna copia de esas revistas.

Aunque la mayoría de sus biografías dice que admiraba a su padre, un obrero ferrocarrilero y luchador social, ella dijo en una entrevista que si su mamá hubiera nacido en otra época hubiera sido “la Pancho Villa más terrible” porque era “muy rebelde y tremenda”, y que gracias a su astucia fue que ella sobrevivió al hambre que pasaban por la pobreza.

En 1988 recibió el Premio Nacional de Periodismo por 60 años de trayectoria, y “el 4 de marzo de 1993 a las 14:45 murió la profesora y periodista, Adelina Zendejas Gómez. Luchadora incansable por los derechos de la mujer y del niño. Mujer revolucionaria; convicta del materialismo dialéctico.” según escribió antes de su muerte para su epitafio.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!