Feminismo

Yo sé que algo pasó en el feminismo- Por Menstruadora

Por Menstruadora*

Yo sé que algo pasó en el feminismo

El día que Las Krudas pasaron a llamarse Lxs Krudxs

El día que nos callaron los saberes y gozos de nuestras cuerpas clitorianas vulvásticas acusándonos de «excluyentes» o «transfóbicas»

El día en que una europea súper vino a Abya Yala a dividirnos por cantidad de chorros en un orgasmo, nos sentamos a escucharla con frenética admiración racista y colonial y le suplicamos que nos tocara

El día en que las compañeras se convencieron de que «transgresión feminista» era ser clientela fiel de bares y restaurantes autodenominados «feministas», donde a pesar de su buena voluntad eran vistas como mercado

El día en que el macho cuir que públicamente describió como «chismes» la producción teórica de mujeres en su contexto, se convirtió en coordinador de un seminario para hablarnos de resistencia mujeres latinoamericanas

El día en que una colectiva feminista convocó a un taller exclusivo para hombres que fue llamado “espacio seguro feminista” en un frontal e histórico despojo a la producción teórica de mujeres feministas

El día en que feministas latinoamericanas defendieron este feminismo neoliberal sintiéndose el ala más crítica del feminismo, algo así como el top de la transgresión, haciéndole juego al sistema capitalista

El día en que cualquier mujer que se atrevió a criticar estas formas de despolitización neoliberal fue acusada, difamada, señalada, hostigada, violentada, acosada y silenciada

Yo sé que algo pasó en el feminismo

cat

*Menstruadora es el pseudónimo de Luisa Velázquez Herrera, feminista nacida en Tehuacán, Puebla, y radicada en la Ciudad de México.

2 thoughts on “Yo sé que algo pasó en el feminismo- Por Menstruadora

  1. Yo nunca he sido activista pero percibo la misma situación, hombres por todos lados en los espacios feministas, hombres que personalmente conozco o por lo menos ubico de vista, hombres que en el pasado me han arrebatado la palabra, han sido violentos conmigo o mis amigas, los que me han llamado fea o tonta, hombres que esperan favores sexuales y que además les dispares la chela, hombres que al bailar ocupan más espacio y no les preocupa si eso te incomoda o no. Una competencia para ver quién es mas alternativo, usan delineador y faldas, pero eso no cambia nada, en ningún momento analizan quienes son (sus privilegios) y su pasado. Hombres (y algunas mujeres) de quienes venía huyendo y les vuelvo a encontrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica