Feminismo

[Traducción] Mi revolución sexual de Julie Bindel

Foto tomada de Oxfordstudent.com

 

Esta traducción fue originalmente publicada en Lesbianas Radicales
Traducción de Paz Romero-Uma Conti/Lesbianas Radicales
Artículo original de Julie Bindel.
  • Hace treinta años, un grupo de mujeres radicales comenzó a argumentar que todas las feministas deberían ser lesbianas. Mucha gente no estuvo de acuerdo, pero la idea cambió la vida de Julie Bindel.

 

A fines de los años 70, un grupo de lesbianas en Leeds, conocidas como feministas revolucionarias (RF), hicieron una jugada polémica que resonó con fuerza en mí y otras muchas mujeres. Comenzaron a llamar a todas las feministas a abrazar el lesbianismo. Apelando a sus hermanas heterosexuales para librarse de los hombres «en sus camas y sus cabezas», comenzaron un debate que alcanzó su apogeo en 1981 con la publicación de un folleto conocido y polémico: «¿Amando a tu enemigo? El debate entre el feminismo heterosexual y el lesbianismo político» (LYE). En él, las RFs escribieron que «todas las feministas pueden y deberían ser lesbianas. Nuestra definición de lesbiana política es una mujer identificada como mujer que no coge con hombres. No significa actividad sexual obligatoria con las mujeres».

 

El mensaje del LYE inmediatamente provocó una reacción fuerte y a menudo negativa. Mientras algunas feministas radicales estuvieron de acuerdo con los argumentos del grupo, muchas enloquecieron al ser llamadas «contrarrevolucionarias» por socavar la lucha por la liberación de las mujeres al acostarse con hombres. La autora principal de LYE, Sheila Jeffreys, dice que la reacción al folleto «incluso entre lesbianas, fue bastante impactante. Muchas se enojaron con el grupo por haberlo escrito y sintieron que las exponía a la hostilidad de las enardecidas feministas heterosexuales».

 

No sorprende que el folleto despertara controversia. «Creemos que las feministas serias no tienen más opción que abandonar la heterosexualidad», dice. «Sólo en el sistema de opresión que es la supremacía masculina, el opresor realmente invade y coloniza el interior del cuerpo de las oprimidas». También afirmó que la penetración «es más que un símbolo, su función y efecto es el castigo y el control de las mujeres».
Foto tomada de theage.com.au
Tina Crockett era una de las FR que se reunieron en una casa de vacaciones en Yorkshire Dales para escribir LYE. Dice que si bien la insistencia del folleto en que el lesbianismo podía ser una opción era controvertido para el público, el debate fue igual de acalorado en torno a la sugerencia de que los hombres eran el enemigo. «Estábamos intentando cuestionar las excusas utilizadas por algunas feministas heterosexuales sobre por qué vivían con Nigel o John», cuenta. «Ellas decían: ‘Pero mi hombre está bien’, como una forma de negarse a ver el hecho de que algunos hombres realmente odian a las mujeres».

 

Alison Garthwaite, otra de los autoras, defiende el argumento original. «La sexualidad no está determinada por un gen con el que nacemos», afirmó. «Puede cambiar con el tiempo, y está determinada tanto por tus circunstancias como por las decisiones que tomas». Garthwaite asegura a las feministas heterosexuales, sin embargo, que su rol en el feminismo no es redundante o no deseado. «Tal vez el documento original insinuaba la idea de que las feministas heterosexuales no servían, y que no necesitaban molestarse. No creo eso».

 

Tanto Crockett como Garthwaite pueden ver por qué LYE molesta a la gente. «Los argumentos en LYE fueron una vara de dinamita en una convención feminista muy acogedora», asegura Crockett, porque aprendimos que «las feministas heterosexuales nunca deben ser criticadas por elegir a los hombres por encima de las mujeres».

 

La publicación de LYE fue una de las primeras veces que la noción de sexualidad como opción se planteaba públicamente en el movimiento de mujeres del Reino Unido. Muchas feministas consideraban que la sexualidad era puramente una cuestión de deseo personal, y la idea de que el lesbianismo podía ser una decisión política se percibía como “frialdad». «Creían que una no elegía la orientación sexual o los sentimientos, sino que era superada por ellos», dice Jeffreys. «Una podría aceptarlos o luchar contra ellos, pero no fabricarlos».

 

La escritora feminista Bea Campbell fue una de las muchas detractoras de LYE, argumentando que era mucho más importante desafiar el comportamiento de los hombres en las relaciones heterosexuales que insistir en que las mujeres abandonen por completo la esperanza. «La noción de lesbianismo político es una locura», dice ella. «Borró el deseo. Fue fundada, por lo tanto, no en el amor a las mujeres sino en el miedo a los hombres». Otra crítica feminista fue la académica Lynne Segal, que ha escrito celebrando la heterosexualidad: «Para mí, entrando en el feminismo a principios de los años 70, el ‘lesbianismo político’ era la postura principal promovida por un pequeño grupo de mujeres vanguardistas», dice. «Su postura fue trágica, porque no, todos los hombres no eran el enemigo». Agrega que los medios usaron LYE para «destrozar» el feminismo en general. «Eso inevitablemente se sumó a la amargura que sentimos, tanto en ese momento como desde entonces».

 

Sin embargo, para todos las que se rebelaron ante su mensaje, hubo mujeres que tomaron en serio los argumentos de LYE. El folleto describía el lesbianismo en términos alentadores, algo bastante importante allá por los años 70: después de todo, las mujeres todavía enfrentan prejuicios y exclusión (ayer mismo, The Sun usó el peyorativo «lesbo» en un titular sobre la primer ministro interino de Islandia). Algunas mujeres abandonaron novios y maridos después de tomar nota de afirmaciones como la siguiente: “Ser feminista heterosexual es como estar en la resistencia en la Europa ocupada por los Nazis y pasar el día rompiendo un puente, para correr a repararlo en la noche”.

 

Otras, como yo, descubrimos que los argumentos en LYE dialogaban directamente con sentimientos que ya se estaban desarrollando. Quienes se oponen al lesbianismo político argumentan que a las lesbianas «genuinas» las mueve únicamente la lujuria hacia las mujeres, más que una decisión de rechazar a los hombres y la heterosexualidad. Para mí, sin embargo, mi lesbianismo está intrínsecamente ligado a mi política feminista y mi campaña contra la violencia sexual.

 

Foro tomada de: Outsmartmagazine.com
Crecí en un complejo de viviendas estatal en Darlington, y la expectativa era que un día me casaría con un chico local, sentaría cabeza y comenzaría a producir niños. Francamente, la idea me aterraba. Estaba rodeada de hombres, mi padre y mis dos hermanos, y muy pronto entendí las historias de violencia doméstica, abuso infantil y desdicha general que parecían emanar de los hogares vecinos. También me impresionó la ingrata tarea a la vista. Mientras los hombres bebían, se embarcaban en viajes de pesca y, en general, disfrutaban de su libertad, las mujeres estaban atrapadas cocinando para ellos, limpiando para ellos y corriendo detrás de los niños. Para las mujeres, la heterosexualidad parecía una estafa total.

 

A los 15 años, después de haber tenido solo un novio, nada serio, salí del clóset como lesbiana. Tres años más tarde, me mudé a Leeds en busca de las aterradoras feministas de las que había oído hablar y, después de unirme a un grupo que hacía campaña contra la pornografía, finalmente conocí a las FR. Me involucraron en discusiones sobre heterosexualidad en el pub, y la crítica a esta cultura sexual dominante tuvo sentido para mí, ya que, después de todo, las mujeres que había conocido durante mi infancia claramente no se habían beneficiado de ella. Las FR me dijeron que, para ellas, el lesbianismo era una elección que las mujeres podían hacer, y no una «condición» con la que nacemos. «Todas las mujeres pueden ser lesbianas» fue el mantra. Me encantaba la sensación de haber elegido mi sexualidad y, en lugar de avergonzarme o pedir disculpas al respecto, como muchas mujeres, podía estar orgullosa y verlo como un privilegio.

 

Muchas de las que abrazaron el lesbianismo político en los años 70 y 80 todavía mantienen la fe en la actualidad. Para Jeffreys, por ejemplo, los argumentos del LYE son tan relevantes ahora como lo eran hace 30 años. «Tomamos la decisión de convertirnos en lesbianas porque amar y luchar por las mujeres era el centro de nuestras vidas, y para mí todavía lo es. No tenía sentido pasar todo el tiempo trabajando para la liberación de las mujeres y luego volver a casa con los hombres». Crockett también dice que defiende los sentimientos en el documento, pero desea que no se hubiera enfocado solamente en los aspectos negativos de la heterosexualidad. «Deberíamos haber dicho, ‘Métanse, el agua está preciosa’, porque en realidad es muy divertido ser lesbiana».

 

Para mí, el lesbianismo político continúa teniendo sentido porque refuerza la idea de que la sexualidad es una elección, y no estamos obligadas a un destino particular debido a nuestros cromosomas. También sospecho que es muy difícil pasar la vida diaria luchando contra la violencia masculina, solo para compartir la cama con un hombre cuando cae la noche. Luego está el hecho de que trabajar con mujeres para alcanzar un objetivo común significa que desarrollas un vínculo fuerte y apasionado con ellas; por qué algunas feministas bloquean la posibilidad de tener relaciones sexuales con sus hermanas políticas y, en su lugar, recurren a los hombres para intimar, me supera.

 

Creo que es hora de que las feministas volvamos a abrir el debate sobre la heterosexualidad y abracemos la idea del lesbianismo político. Vivimos en una cultura en la que la violación es todavía una realidad cotidiana, y sin embargo las mujeres son culpadas por ello, ya que se considera una característica inevitable del sexo heterosexual. La violencia doméstica sigue siendo un problema crónico para innumerables mujeres en sus relaciones con hombres. A las mujeres se nos dice que debemos amar a nuestros opresores, mientras que, como feministas, luchamos para terminar con el poder que se les otorga como derecho de nacimiento. Vamos, hermana, sabes que tiene sentido. Deja de fingir que crees que el lesbianismo es un club exclusivo, y únete a nuestras filas. Te prometo que no te arrepentirás.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica