Por Litzy Mariana

El humor lo crearon las mujeres, es una parte importante de nuestra lengua, una manera de sabernos cómplices. Nosotras somos de risas, de chistes, de mensajes que juguetean, de palabras que se columpian y hacen cosquillas.

Nuestra capacidad de reírnos también nos ha servido como defensa. A veces, reírse de algo implica ser irrespetuosa, reírse de quienes nos explotan es conspirar, es quitarles poder sobre nosotras, mirarlos en su insignificancia y su ridiculez, es burlarse en otro idioma, en un idioma que para ellos es y será completamente inaccesible.

A veces la broma es mensaje encriptado de mujeres. A veces es llave para el cerrojo del baúl de los secretos porque entre broma y broma la verdad se asoma, se asoma una verdad para nosotras que es engaño para ellos.

A los hombres no les gusta vernos reír porque cada carcajada nuestra es amenazante. Saben que ellos no pueden reírse así, con tanto significado, envidian y temen. Si escuchan la risa de dos mujeres y no la comprenden, se saben expuestos, desarmados. Hay que tener cuidado porque querrán atacar.

Frente al macho, la risa nos sirve de alfiler cínico y orgulloso, que pincha testículos flácidos. También la risa es chispita que alumbra, nos deja ver lo irónico y lo absurdo. Hay que ser cuidadosas y no usar ese filo de ataque entre nosotras.

Entre nosotras la risa es espejo, me deja ver a la otra sin altares y me deja bajarme a mí misma del altar. Entre nosotras la risa es viento, da ligereza al papalote, nos permite ventilar las casas y despeinar las ideas. La risa es recordatoria de que estamos un rato en este mundo, que hay que reírnos porque sí, porque no y por si acaso.

Entre nosotras la risa es una niña que se asoma, una niña que se le suelta la lengua, que revela algo que las adultas encuentran gracioso, no sólo por lo espontáneo, también porque era más cómodo mantener el misterio que la niña acaba de quebrar, pero para esa niña, para esa niña risa, ese algo era una simple verdad.

One thought on “Sobre la risa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica