Por Patricia Vite Pérez

Te va a bajar y cuando te baje vas a ser por fin una mujer, vas tener lo que a los hombres les gusta ¡y va a llegar el hombre que te va a elegir sobre todas! Él mirará lo especial que eres, pero para merecerlo vas a tener que hacer cosas para agradarle porque nunca serás suficiente.

Algunas veces es necesario cortarse los dedos para que tu pie entre en la zapatilla de cristal, no te preocupes, eso es normal, todas quieren usar una de esas así que va a valer la pena, el esfuerzo y el sacrificio.

Te va a bajar y no se lo puedes hacer notar a nadie, cuando hables de ello no lo hagas en voz alta, de preferencia susurra, escóndete, que nadie vea tus huellas, sé lo suficientemente discreta para que nadie descubra eso de ti, ¡qué asco!, ponte perfumes, lávate, escóndete, porque es muy desagradable que sangres y que los demás se enteren.

Te va a bajar y tienes que comprar productos para desechar tu sangre, además, siempre estarán a tu alcance, y si no es así, búscalos porque una verdadera mujer usa las mejores toallas, tampones, jabones, etcétera, acuérdate que esos productos están diseñados para las mujeres, ¡tú eres una mujer especial y mereces lo mejor!

Te va a bajar y vas a pasar por el síndrome premenstrual, cambios de humor, es probable que tengas dolor también, puedes ir al médico, te van a dar anticonceptivos y otra pastillas, no importa que dañes más tu cuerpo, es más, debes acostumbrarte, es normal, Ser mujer no es fácil, ser mujer es doloroso, acéptalo, podrías ofrecer ese sacrificio a Dios para que te lleguen bendiciones.

Te va a bajar y te va doler, lo tienes que ocultar, nunca nos vas a importar tú, nos importa tu dinero: te va a bajar, te vas odiar.

Un día tu sangre va a venir, acuérdate, tu cuerpa funciona, la sangre solo es prueba de que en ti hay una ciclicidad que no se detiene, toda la universa está conectada a ti, tu sangre será un proceso de vida y muerte, podrás mirar tu sangre con atención, ella viene de ti, te va hablar de ti, toda tu cuerpa elaboró esa sangre y trae pequeños mensajes de tus órganas: puedes entenderte si la observas.

Los ciclos de la luna van a acompañar tus ciclos, así que tu lunación siempre está iluminada, la luna no desaparece, unos días se nota más que otros, dentro de tu cuerpa hay una ciclicidad viva, tu útera cambia, tu sangre no solo es testigo de la ausencia de un embarazo, más bien es testigo de que estás viva, de que tu cuerpa está funcionando.

Tus óvulos te conectan con tus ancestras, tú estabas en tu madre antes de que ella naciera, y ella en tu abuela, y ella en su madre, en ti existe la magia y te une a ellas, el dolor no es normal, busca en tus ancestras la sabidurías medicinales que los químicos hechos por hombres nunca van a tener poderes sanadores, estos entran y destruyen la vida a su paso.

Vas a sangrar, tu sangre es arte, observa cómo corre por tus piernas, cómo se la lleva el agua cuando te bañas, observa las gotas que caen al piso por accidente, observa lo que dice en tus manos cuando la tocas ¡Tócala! La has tocado, esa sangre está limpia de violencia, nadie la obligó a salir, ella lo hace porque quiere, con ella puedes crear arte, puedes pintar, soñar, seguir creciendo, tu sangre va dejar huellas de fuerza, de poder, de vida, de amora.

Sangras igual que todas las que sangran, no lo ocultes, háblalo, recuérdale a las otras mujeres que sangramos y que somos mujeres con útero funcionando, que lo escuche la munda, no hay por qué ocultarlo, que tu sangre corre libre, que ningún químico hecho por ellos haga más daño.

Sangramos y no dejemos de amarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica