Feminismo

[Opinión] Mantener el régimen heterosexual a costa de las vidas de las mujeres

Imagen tomada del Daily Sabah

Por Gema S

Decía hace poco tiempo una «feminista» de las de la igualdad y coeducadora, que «la violencia de género muta cada año» y que por ello las coeducadoras tenían que estar «cambiando continuamente el programa educativo». Con estas palabras en realidad está reconociendo que lo que hacen es improvisar, ir siempre por detrás de la realidad social, está diciendo que el paso se lo marcan ellos, los hombres, bailan a su son o sea que están haciendo una chapuza que no sirve para nada, y lo grave aquí es que están jugando con la vida de las mujeres. Cómo pueden ver todo eso y decirlo tranquilamente sin replantearse nada ni por lo más remoto, cómo pueden tener la conciencia tranquila sabiendo que sus políticas están lejos de conseguir ni siquiera el derecho fundamental que es la vida de las mujeres. Cómo pueden no darse cuenta de que enseñar a las adolescentes cómo tienen que actuar con su novio es no darles salida real al problema si no al contrario, lo que están haciendo es mantener el régimen heterosexual a costa de las vidas de las mujeres, están demostrándoles que no hay otro camino que caer en manos de un hombre. Ellas, tienen la oportunidad de dar una herramienta de salvación y de liberación pero no lo hacen porque son las pagadas del sistema, traidoras a su clase, que viven cómodamente por servir al amo, que nos miran a las que no estamos en su mundo por encima del hombro, que nos ningunean, y no están dispuestas a renunciar a su posición social aunque no dejen de ser lo que son en realidad, lacayas, porque siendo mujeres no van a llegar más allá ni tampoco están exentas de acabar violadas y/o asesinadas como las demás, pero ellas no me dan pena, me producen repulsión y es una repulsión legítima porque ya han dejado claro de qué lado están. A estas mujeres que están a años luz de ser feministas, lo único que les significan las demás mujeres son los dividendos en la cuenta corriente, han hecho de su feminismo un negocio en el que lo que menos importa es la vida de las mujeres y lo que les importa es mantener el sistema, lo que les importa son los hombres, a ellos es a quienes aman y en quienes creen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica