Feminismo

[Mi historia de autodefensa] Fany

Fuente: https://cherokeebillie.wordpress.com/2013/01/02/be-a-free-soul/a-free-soul-always-finds-a-way-to-break-free/
Fuente: https://cherokeebillie.wordpress.com/2013/01/02/be-a-free-soul/a-free-soul-always-finds-a-way-to-break-free/

Por Fany Ortiz

La verdad no sé si cuente mi historia, pero la escribiré.

Tenía 18 años cuando comencé a salir con un chico que vivía cerca de mi casa.

Todo era hermoso.“El hombre perfecto”: estudioso, trabajador, responsable, amoroso, respetuoso, etc. Todo lo que una mujer quería. Un día me pidió ser su novia y le dije que sí, pasó una semana y salimos a un parque, íbamos en su camioneta. Él, como todo “ caballero”, se bajó y pensé que abriría la puerta para que bajara del coche, pero no me dejó bajar, se acercó hacia a mí y me dijo, mientras trataba de quitarme la ropa, “te haré el amor”. Lo empujé y le dije que no se me acercara, él insistía, (fue horrible casi me viola). Después de eso, el hombre del que me enamoré desapareció, la violencia se apoderaba de mi relación, los celos, los insultos, el abuso sexual, la violencia psicológica. No me di cuenta en qué momento él se había apoderado de mi vida. Yo ya no podía hacer nada ni decir nada, porque, si él se enteraba, era peor la violencia que vivía, no podía decirle a alguien cómo era la vida que llevaba con él, porque los insultos no perdonaban. “Tú tienes la culpa”, me decía él, “ me hiciste enojar”. Se iba enojado, desaparecía por unos días y volvía pidiendo perdón y yo tan tonta lo perdonaba. Así pasé cuatro meses, hasta que un día me enteré que me era infiel. Traté de terminar con él tres veces y esas tres veces me pidió perdón, su excusa era que se estresaba mucho en su trabajo y que yo no le ayudaba, como siempre me echó la culpa, me decía que me amaba y yo volvía a creer en él. Yo ya no tenía autoestima, creía que ya nadie me amaría, mes tras mes llorando, sin ayuda y, por fin, un día terminé con la relación por “WhatsApp”. Me rogó tres días y desapareció. Siete meses después le seguí rogando, pensaba que él iba a cambiar, qué tonta. Ahora, 10 meses después de esa horrible relación, tras meses de terapia, vuelvo a ser yo, a vivir, a ser feliz.

Mi gran consejo es: quien te quiere jamás te hará sufrir, jamás te violentará. Aléjate de las personas tóxicas y valórate, no mereces que alguien te trate como me trataron a mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica