El libro que a todas nos hace falta: Loreto Poco Hétero de Lesbilais

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

Por Montserrat Pérez

 

Cuando una piensa en los cómics, usualmente lo que se viene a la mente son estas historias de superhéroes con trajes pegados, haciendo gala de su masculinidad y mujeres que son representadas con características hipersexualizadas. También se nos ocurre a veces recordar personajes como Mafalda, tal vez, o La Pequeña Lulú, pero hasta hace unos años era complicado encontrar historias que reflejaran las vivencias de mujeres y niñas, aún más, desde una perspectiva feminista.

¿Qué pasa cuando se junta el mundo de los cómics con el lesbofeminismo? El resultado es la propuesta de Victoria Rubio Meneses, “Lesbilais”, una de las artistas del cómic más importantes de la Abya Yala, que a través de sus viñetas retrata diferentes historias de mujeres y para mujeres con un humor mordaz e inigualable. Platicamos con Victoria para que nos contara sobre el lanzamiento de su nuevo libro Loreto Poco Hétero, así como de su experiencia como comiquera mujer, lesbiana y feminista.

 

Los inicios

 

Lesbilais supo desde niña que su pasión eran los cómics. El primero que leyó fue Mampato, una historieta chilena, que le gustaba a su madre. Poco a poco fue sumergiéndose en este gran universo, y se dio cuenta que había una gran falta de mujeres creadoras de cómics. “Todas hemos dibujado cuando somos niñas”, menciona cuando se refiere a las opciones y posibilidades que tienen niñas y niños y la manera en la que a nosotras se nos fuerza a otras cosas: “Tú tienes que estar criando o aprendiendo a criar”.

Imagen tomada de La Tercera

Con Mafalda era diferente porque la protagonista era una niña y le gustaba mucho, aunque no entendiera en ese momento el trasfondo político, así empezó a dibujar y hacer sus primeros bocetos. “Me sentí atacada por el boom de los cómics estadounidenses”, los consumió porque “era lo único que había”. Ella y su mamá empezaron a buscar más cómics en diferentes lugares.

Esto la impulsó a buscar cosas distintas. “¿Qué hago con esto que es lo que quiero hacer?, se preguntó a sí misma y fue entonces que se puso a dibujar. “A los 18 años no había dado un beso a nadie, pero había dibujado muchos cómics”. Decidió estudiar diseño y se involucró con el feminismo en la universidad. Y no sólo se involucró con el feminismo, sino con un feminismo muy específico, el de la postura radical de la diferencia. Poco a poco fue relacionándose más con el feminismo, participando activamente en el Encuentro Lésbico Feminista del Abya Yala y sus cuestionamientos se profundizaron.

“Empecé a revisar los cómics que se estaban haciendo en Abya Yala”. Se dio cuenta de que no había cómics de lesbianas, existían, pero en otros países, en otras regiones, en Europa y Estados Unidos. Entonces se planteó una meta: “Yo tengo que hacer esto”. Menciona que los referentes de lesbianas venían de otros contextos, por ejemplo, la serie televisiva The L Word, que considera sumamente heteronormada y alejada de la realidad de las lesbianas de América Latina.

Surge Lesbilais. El nombre es una referencia humorística a una tribu urbana llamada Las Pelolais, que describe como chicas que parecían muy puritanas y que decían que eran vírgenes, pero tenían relaciones anales con hombres. “Lo único que tengo de relación con ellas es el pelo largo, porque en ese tiempo lo usaba muy largo”. A sus amigas les gustó. Sin embargo, el camino le traería retos.

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

“Me decían que dibujaba muy mal”, el mundo del cómic no entendía (y aún no termina de entender) un proyecto como el de Victoria, aún menos cuando sigue dominado por hombres y además es un medio muy competido. “Te van a decir cualquier cosa para que no sigas publicando”. Sin embargo, la misión de Lesbilais estaba clara: visibilizar la existencia y la resistencia lésbica. “Tengo que hacer esto porque es necesario”.

Hoy en día lleva 10 años haciendo cómic en forma, mismo tiempo que ha recibido ataques por su labor y su postura, inclusive amenazas de muerte. Pero esto no la frena, mucho menos porque, en sus palabras, lo que ha hecho es “Resistir y ser muy terca”.

“Tengo todo un discurso. Yo construí todo un discurso en este medio”. Un discurso que incomoda y en el que además representa a las mujeres lesbianas, que menciona que son muy pocas las que están haciendo cómics. A los que la atacan, les contesta, los confronta y les dice lo que ve: “Te molesta que una mujer diga que tus cómics son machistas y misóginos”, porque lo son.

Sobre el libro

 

El libro de Loreto Poco Hétero proviene de uno de los cómics que lleva el mismo nombre. Loreto es un personaje que se define como heterosexual… aunque no lo parezca. Surge de una amiga suya, una de sus mejores amigas, y resuena entre muchas mujeres que tienen características similares. “Loreto es el personaje que más he construido”.

El personaje vive encuentros y desencuentros cotidianos junto a su hija y su madre, además de lidiar con sus propias contradicciones. “Loreto enfrenta su misma poco heterosexualidad riéndose de ella”. Además, es un reflejo de lo que algunas mujeres viven: “Siento que hay muchas mujeres en ese proceso, pero que todavía no pueden soltar la heterosexualidad”

Con Loreto, Victoria explora también el lado gracioso de los ires y venires de la vida, algo que a veces siente que hace falta, la posibilidad de reír. “Las mujeres no somos dramáticas”, el humor es una herramienta que se puede usar, a pesar de todo lo que vivimos día a día. “Todavía podemos reírnos de nosotras”.

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

Hace un año Lesbilais ganó uno de los premios más importantes para artistas en Chile: “Me gané un premio por Loreto. Me gané un Fondart”. El premio consiste en dinero que tiene el propósito de que se pueda trabajar en el proyecto propuesto o, como lo explica Victoria: “Me permitió no trabajar en trabajos de mierda y viajar”. Porque ser mujer y ser artista no son equivalente de estabilidad económica en sistemas que están hechos para explotar a las mujeres y coartar la creatividad.

Lo que hace mucha gente cuando gana el financiamiento es autopublicarse, pero Victoria no, lo usó para cumplir con sus objetivos de viajar. Fue un proceso en el que pudo conocer a otras mujeres y abrir sus panoramas. Cuando regresó a Chile buscó diferentes editoriales y tocó muchas puertas, que se le cerraron porque era lesbiana feminista. “Apareció por suerte una editorial bastante grande”, esta editorial le dijo que sí.

El proceso ha tenido sus altibajos, pero Loreto verá la luz gracias a la colaboración con la editorial que creyó en el proyecto y que además se encargará de la distribución a nivel nacional e internacional. Por ahora, ya se presentó el libro en la FILSA de Chile, aunque con pocas copias. El lanzamiento formal del libro se llevará a cabo el 1º de diciembre.  

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

 

Lo que viene para Lesbilais

 

El futuro aguarda con múltiples proyectos para Lesbilais, entre ellos la novela gráfica de “Superlesbilais” y también las Femininjas, que “matan machos violadores y feminicidas”. Por otro lado, está desarrollando ideas para juegos de mesa feministas. Esto porque notó que los juegos de mesa de ese tipo que existen vienen de Europa.

El proyecto es crear juegos de mesa para niñas. “Nos han dicho que no podemos jugar, que no debemos jugar”. En cambio, menciona que los hombres siempre han podido jugar, incluso da el ejemplo de los juegos de rol, en los que los personajes para mujeres son pocos y tienen menos poderes que los masculinos, y ser una mujer en ese mundo aún es raro. El mensaje que quiere transmitir a las chicas es muy claro: “Eres fuerte, eres poderosa, tienes muchos poderes y eres muy sabia”.

Victoria también quiere retomar otro proyecto, “La lesbiana del zodiaco” y lanzar su libro. “Tengo que saber mucho del horóscopo, que no sé”. En general, quiere trabajar en sus pasiones: “No quiero seguir en este sistema”, pero es complicado hacer lo que se quiere sin dinero. ¿Cómo hacemos para vivir de lo que nos gusta?

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

 

“Resistencia y mucho feminismo”

 

A las mujeres que les gusta el cómic o que les gustaría incursionar en ese arte Victoria les dice: “Que lo hagan”. Recalca el potencial de resistencia de la creación y la importancia de que las mujeres sigan haciendo cómics: “Tenemos que empezar a contar nuestras historias”.

“Resistencia y mucho feminismo”, dice Lesbilais, ante cualquier cosa que el medio y el patriarcado le diga a las mujeres, no sólo en el mundo del cómic, sino también en la literatura, especialmente en fantasía, en la cual considera que se ha eliminado y cortado a las mujeres. Al final, en sus palabras: “siempre va a faltar literatura de mujeres, siempre van a faltar cómics de mujeres”.

Por ahora, el libro de Loreto Poco Hétero estará disponible a finales de noviembre a través del sitio web de la editorial Buscalibre. Puedes dar clic aquí para ir a la página y guardarla para cuando salga el libro.

Si quieres ver más del trabajo de Lesbilais puedes consultar sus redes sociales

Facebook: www.facebook.com/lesbilais2/

Instagram: www.instagram.com/lesbilais/

Página Web: http://lesbilais.com/

Imagen tomada del Facebook de Lesbilais con autorización

Comments

comments