Lesbofeminismo

¿Cómo no vamos a ser distintas?

Ilustración de Lore

Por Luisa Velázquez Herrera «Menstruadora»

Cómo no vamos a ser distintas si nosotras somos hijas de mujeres obligadas a parir en la adolescencia para producir mano de obra barata. Cómo no vamos a ser distintas si no vimos a las mujeres que nos cuidaron más que en las cocinas poniendo sus frijoles o en los patios poniendo su nixtamal para vender por la noche tostadas y tlacoyos a precios diminutos para mantener a sus familias. Cómo no vamos a ser distintas si las sacaron de la primaria, secundaria o el bachillerato técnico para cuidar a esos hijos e hijas que se les acumularon en el cuerpo como cargas hasta que las hijas pudieron irse y los hijos aunque podían, ellos siempre succionaron, para eso están hechos. Cómo no vamos a ser distintas si las mujeres que nos cuidaron cargaron de sol a sol con la manutención de ciudades enteras sin recibir nada a cambio. Cómo no vamos a ser distintas si de ahí viene nuestro feminismo radical lesbofeminista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Crítica