[Reportaje] Macandal: rapero agresor

Por Redacción La Crítica

 

Ivan Alejandro Palomar Santiago, también conocido como el rapero Macandal (o Mcandal),  ha ejercido distintas formas de violencia en contra de sus parejas y compañeras de proyectos. Es un agresor, y éstas son algunas de las denuncias que La Crítica recabó.

Macandal es un rapero que habla de racialidad y desigualdad social en las letras de sus canciones. Sin embargo, hace algunas semanas una de sus exparejas –que en adelante llamaremos Paola-, decidió relatar en sus redes sociales cómo Macandal ejerció violencia psicológica, verbal, económica y física contra ella durante el tiempo que estuvo con él.

Paola declaró en sus redes sociales que durante al menos medio año que vivieron juntos, Macandal la manipuló, le mintió, la agredió y hasta la contagió de un virus de transmisión sexual. Cuando ella le increpaba alguna conducta, él negaba los hechos.

Yo me sentí loca, dudé mucho de mí, (…) permanecía en silencio mientras pensaba y notaba que al final de la noche iba a volver a esa casa con él, a ser empleada doméstica impaga, a mantenerlo porque no trabajaba, y a coger sólo si él quería”, relató la joven en las redes.

La denunciante narró que entre las distintas formas de violencia que Macandal ejerció en contra de ella, una era la económica porque él no trabajaba y ella tuvo que asumir algunos gastos que él nunca le pagó. “Mis tenis estaban rotos y no pude comprar otro par sino hasta que salí de esa casa y mi dinero volvió a ser mío. Él no siente vergüenza de ser un maltratador ni de deber dinero”, agregó la joven.

Mientras Macandal hacía presentaciones de su disco, vivió a costa de Paola “literalmente asegurándole la existencia económica y física, preparando de comer y limpiando el desastre tras sus reuniones, patrocinando su estilo de vida wanabe, haciendo posible su gira de la presentación de su disco con todo el trabajo invisible detrás de cámaras y detrás del personaje de fb”.

El agresor también la manipulaba con mentiras. Además, él siempre demeritaba sus emociones. Le decía “¿ves cómo te pones?”, y centraba la discusión en su enojo. No sólo eso, Macandal la revictimizó -como ella misma apunta-, ya que un día le contó que en el pasado había sido violada, pero el rapero insinuó que le había gustado y cuestionó si de verdad había sido presionada. El agresor también contagió a Paola del Virus del Papiloma Humano (VPH) y no participó en los gastos del tratamiento, por el contrario “se entristeció” porque no iba a sostener relaciones sexuales con otras mujeres sin protección.

El último mes de relación, Paola presentó un embarazo. Ella tuvo que costear sola la prueba de gestación y tuvo que conseguir una donación de pastillas para abortar porque él le dijo que no tenía dinero, y fueron sus amigas quienes la acompañaron y sostuvieron los gastos.

Paola terminó la relación con Macandal por mensaje. “Ese último mes yo ya estaba clara, reconocía las violencias y empecé la introspección, nombré sus violencias, se las dije y sólo atinó a burlarse del feminismo y los análisis del amor romántico, insistió con que el feminismo era blanco y me había lavado la cabeza porque nomas me hacían ponerme en contra de los hombres prietos”

Pesa a todo, Macandal la volvió a buscar para después seguirla violentando. “Cada vez que quise irme me hizo sentir insuficiente y sola, que cada vez que confrontaba sus machismos ponía como pretexto la muerte de su mamá y me chantajeaba con el trauma de su infancia al perderla y jamás cambiaba de actitud”, relató la joven.

Paola dijo que tardó en hacer públicas las agresiones porque al principio sintió vergüenza, pero ahora quiere advertir a otras mujeres. “Es necesario nombrarlo porque cuando yo empecé a salir con él había rumores que nadie se atrevía a confirmarme, hubieron chismes y mentiras que inventaban no sé con qué fin y yo misma lo defendí, y me hubiera gustado que alguna hubiera tenido el valor de advertirme más allá de los rumores, y ahora yo lo hago, advierto a las otras chicas, definitivamente es una mala idea quererle y no es confiable. Si estás saliendo con él y quieres detalles manda inbox, te cuento todo”, agregó.

Al menos otros dos testimonios confirmaron a La Crítica la advertencia de Paola sobre Macandal. Uno de esos casos fue el de Silvia (cuyo nombre también cambiamos por seguridad).

Silvia detalló que desde hace 2 años rompió todo vínculo que tenía con Macandal, con quien convivió de cerca por un proyecto en el que colaborarían juntos. Se trataba de un fanzine en el que al final del día ella hizo todo el trabajo. Silvia explicó que ella escribió la introducción y otros textos que, además, él plagió para escribir artículos sobre uno de sus discos que estaba promocionando. Él utilizaba todas las ideas de ella como si fueran suyas, incluso para recriminarle que se enojara.

Silvia nunca sostuvo una relación de noviazgo con él, pero sí mantuvieron una relación “sexoafectiva” por aproximadamente 8 meses. La relación también era de abuso económico. Un día, incluso, él fue por ella a su trabajo para pedirle prestado dinero porque presuntamente lo habían invitado a tocar a Chiapas. Sin embargo, como ella se enteraría después, Macandal le pidió dinero para ver a otra persona y no le pagó sino hasta dos años después.

Silvia relató: “Yo tenía ya varios meses sintiéndome súper mal. Después de eso decidí dejar el proyecto que teníamos porque además él únicamente lo usaba para pararse el cuello pero realmente no hacía nada. También le caché en muchas mentiras y, aunque estaba con otra persona, siguió buscándome insistentemente.”

“Un día llegó a mi casa a las 4 de la mañana. Yo ya le había dicho que me dejara en paz, que su ‘amistad’ me intoxicaba mucho. Me volvió a pedir dinero. No le presté, pero aun así me hablaba y mandaba mensajes a través de otras personas. Cuando decidí mandarlo al diablo, me dijo que yo estaba muy mal y que lo estaba violentando, y que todo era mi culpa porque me había enamorado de él y él nunca había querido tener nada conmigo.”, agregó.

Macandal vivió en la casa de Silvia un tiempo porque lo corrieron de su trabajo y de su departamento, pero sin pagar ni contribuir de ninguna manera con los gastos. Incluso una vez que ella terminó con él y lo sacó de su casa, el agresor tardó 4 meses en recoger sus cosas, además la seguía buscando para usar como propio el proyecto que ella ideó.

Otro caso es el de Claudia, quien sostuvo una relación sentimental con Macandal. Ella relató que desde el inició su relación se basó en mentiras. Primero le dijo que no tenía ningún compromiso con nadie, pero la primera vez que la invitó a su casa llegó la que entonces era la compañera sentimental del rapero. Como en los otros casos, “él argumentaba que no estaba con ella, y que ella era la loca”.

En este caso, Macandal violentó a Claudia por haber sostenido una relación lésbica. “Recuerdo su cara de asco cuando le contaba que había tenido una relación con una mujer (…) ya después me hacía unos pachos diciendo que no podía ser feliz por mis lesbianeces”, dijo la joven. Aquí, Macandal también robó las ideas y reflexiones de Claudia, ya que después de estar con ella él decía defender los derechos de las lesbianas.

También narró que Macandal la celaba por sus exnovios y le decía que le daba asco imaginarla con ellos. No obstante, quien sí se relacionaba con otras mujeres era el rapero, a quien Claudia le descubrió conversaciones “románticas” y fotos de mujeres desnudas que –según él- no podía evitar porque ellas se las mandaban.

Macandal también decía que estaba a favor del “amor libre” y le decía a las personas cercanas que la relación que tenía con Claudia era libre, aunque ella no lo supiera. Por el contrario, a Claudia le prohibía que tuvieran una relación de ese tipo. También le prohibía que subiera fotos a las redes sociales porque “quien le ponía like, la quería ligar”.

La violencia se fue incrementando hasta llegar a ser física. “Un día me golpeó, me rompió la ropa y tiró mis cosas por la ventana sólo porque le dije que su amiga no me vibraba porque desde que la conoció había cambiado mucho… luego me enteré que traía onda con ella”, dijo la joven.

Claudia descubrió que Macandal tiene un “sistema de ligue” en las redes sociales, el cual consiste en mandar solicitudes de amistad, luego tenía preparadas algunas preguntas y algunas respuestas preestablecidas que sólo copiaba y pegaba.

Esto era común, de acuerdo con Claudia, ya que siempre que peleaban él le hablaba a las amigas de ella para “ligarlas”. También la corría de la casa diciéndole que iba a “cotorrear”. “Un día, tuve que dormir en la calle porque no me abrió”. Y agregó: “puedo escribir un libro de toda la violencia que me compartió”.

Estos testimonios coinciden en que conocen a otras mujeres que también fueron víctimas de las agresiones de Macandal, una de ellas con quien incluso tuvo un hijo hace cinco años y de quien no se hace cargo. Las jóvenes también tienen en común que hacen música y poesía, y que –después de mucho dolor, como ellas lo dijeron- ahora están dispuestas a relatar lo que vivieron para que ninguna otra pase por lo mismo con él.

 

*Nota: Los nombres de las denunciantes fueron cambiados por motivos de seguridad y privacidad.

Comments

comments