Andrea Gómez: mujeres que graban mujeres

 

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa

Ciudad de México, abril 2018

 

Este 2018 cumple 80 años el Taller de Gráfica Popular (TGP), un espacio artístico colectivo que contribuyó a través del grabado a varias luchas sociales en diferentes etapas de la historia de México. Aunque menos reconocidas, decenas de mujeres artistas forjaron con su trabajo, creatividad, liderazgo, disciplina, técnica y sentido social el prestigio de este espacio.

Una de ellas fue Andrea Gómez, artista gráfica mexicana que en los años 50 -caracterizados por la organización campesina y obrera en todo el país- realizó una importante producción gráfica que, por su contenido político y social, fue utilizada muchas veces como emblema de los movimientos pacifistas y sociales del país.

Andrea dedicó parte de su obra a retratar los rostros y la realidad de las mujeres mexicanas. Prueba de ello es su grabado Madre contra la guerra, que muestra a una mujer de rebozo en posición de defensa que cubre a un niño en brazos, esto en pleno contexto de la llamada guerra fría en Estados Unidos y del movimiento antifascista en México.

Este grabado no sólo es emblemático del arte popular mexicano, sino que fue utilizado en carteles y diversa propaganda. “Una estampa pacifista de Andrea Gómez se convirtió en la imagen emblemática del Movimiento Mundial por la Paz y se reprodujo por millones de ejemplares en muchos países”, refieren diversas investigaciones.

Imagen: “Madre contra la guerra”, Andrea Gómez

“Hablar de Andrea es hablar de un arte político, comprometido de arte radical”, declaró recientemente Alma Lilia Roura, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información en Artes Plásticas.

La artista también es la creadora del grabado La niña de la basura, que retrata a una niña pequeña, y que le valió en 1956 el Premio Nacional de Grabado. Ese mismo año, las artistas Mariana Yampolsky y María Luisa Martín –integrantes conspicuas del Taller- también hicieron grabados sobre ésta temática, algunos de ellos son Madre de Juárez y Mujer, respectivamente.

De acuerdo con los grabados que recién se expusieron en el Museo de la Estampa a propósito del aniversario del TPG, Andrea hizo otras obras en las que las mujeres estaban representadas de pie, de frente y en una postura que demostraba fuerza o defensa, muchas de ellas que sostenían a niñas y niños; y –contrario a muchos de sus contemporáneos varones- en sus ilustraciones de la organización campesina u obrera, siempre aparecían muchas mujeres.

Aunque no se tiene registro de su ingreso, Andrea logró convertirse con estas obras en miembro del Salón de la Plástica Mexicana que organizó exposiciones de todo el trabajo de esta artista hasta después del 2000, poco antes y después de su muerte.

Andrea nació el 12 de noviembre en la Ciudad de México en 1926, pero desde muy niña fue a vivir a Michoacán, y más tarde regresó a la capital del país para estudiar. Su abuela, Juana Belem Gutiérrez de Mendoza fue profesora, periodista, anarquista, feminista, y sufragista durante la Revolución Mexicana; y su hermana, Susana González, también fue una pintora e ilustradora de gran relevancia en México.

Andrea inició sus estudios en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de San Nicolás en Michoacán, y en 1942 se inscribió en la Academia de San Carlos. Se unió al TGP en 1949, por invitación de la pintora y fotógrafa Mariana Yampolsky.

El TGP, conocido por los álgidos debates políticos y sociales entre sus integrantes, atravesó en la época en que participó Andrea importantes cambios internos, muchos de ellos motivados por discrepancias ideológicas respecto a su participación con los partidos socialistas que entonces estaban surgiendo, y con la censura y prohibiciones que les impuso el gobierno de la capital.

En estos cambios, las mujeres –cuya participación aumentó hasta la segunda década de existencia del taller- también fueron protagonistas de las decisiones y algunas, como Celia Calderón, lograron algunos años después obtener puestos de dirección en este espacio.

Aunque no existe mucho registro de la participación de Andrea en la toma de decisiones del Taller ni en las discusiones, se sabe que en 1958 ella se convirtió en tesorera, pero que en 1960 decidió, junto con otras de sus compañeras, participar en el Partido Popular –que integraba a intelectuales y artistas marxistas- y después salir del Taller.

Como artista gráfica multifacética, Andrea se convirtió en ilustradora del Instituto Nacional Indigenista, trabajó para la Secretaría de Educación Pública en los primeros libros de texto gratuito, y participó en los suplementos culturales “El Nacional” y “México en la cultura”. También fue fundadora de la Casa del Pueblo y del Taller de Dibujo Infantil Arcoíris en Temixco, Morelos.

No obstante su amplio trabajo a favor de las luchas sociales, y contrario a la situación de sus compañeros e incluso de otras artistas gráficas extranjeras, sus obras y trabajo no ha sido ampliamente estudiado, difundido, ni reconocido. Andrea murió en Morelos en 2012, cuando su trabajo apenas se empezaba a conocer entre las nuevas generaciones.

“La niña de la basura”, Andrea Gómez

Fuente:

*Andrea Gómez, pintora y grabadora revolucionaria. Video. Autor Fernando Colín Roque con investigación de Luz María Robes Dávila. Consultado en https://youtu.be/1HRcsbyB93w

*Taller de Gráfica Popular. Humberto Musacchio. Fondo de Cultura Económica. México, 2007.

*Catálogo “Taller de Gráfica Popular, 80 años”. Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, 2018.

*El grabado, historia y trascendencia. Cristina Rodríguez, Mónica Rodríguez, Magali Sarmiento y Gonzalo Becerra Universidad Autónoma Metropolitana. Xochimilco, 1989.

 

Comments

comments