Yuliana Andrea Samboní Muñoz: ser niña, indígena y morir asesinada

 

yuliana-andrea

Por Montserrat Pérez

*Nota: Sepan que escribí este texto pensándolo como algo informativo, pero termino destrozada con su historia y la de miles de niñas a las que están matando y desapareciendo.

A Yuliana Andrea Samboní Muñoz la mataron. Y la violaron. Tenía 7 años de edad y vivía en Bogotá, Colombia. Era una niña indígena. Yuliana estaba jugando frente a su casa cuando se la llevó una camioneta gris. Se la llevó un hombre en una camioneta gris.

Abusaron sexualmente de Yuliana. Después la asfixiaron y dejaron su cuerpo en una “zona residencial al norte de Bogotá”. La encontraron el lunes 5 de noviembre de 2016 por la madrugada. A Yuliana se la llevaron el domingo. Dicen que en el lugar también encontraron a un hombre de 38 años que tenía una sobredosis de cocaína. Dicen los medios que es un “arquitecto de familia acomodada”. Se llama Rafael Uribe Noriega. Ya se giró una orden de detención, el cargo es “feminicidio agravado”. Yuliana tenía signos de tortura cuando la encontraron. Los medios recalcan: la encontraron en un “exclusivo departamento” de Bogotá. ¿Eso qué importa?

Los medios escriben mal tu nombre. Te dicen “Juliana” te dicen “Yuliana Sambony” o “Samoli”. Algunos ni siquiera te nombran. Escriben “la niña de 7 años”. A él sí lo nombran, de él dicen nombre, apellidos y profesión. “El arquitecto”, escriben. A ti, Yuliana, te dicen “la niña”. De él escriben sobre dónde estudió, sobre su familia, los clubes a los que pertenecía. ¿Y qué más da?

Nombrarlo a él y no a ella, a ti, Yuliana, es sintomático de las sociedades en las que vivimos. Ellos siempre terminan bajo los reflectores, siempre se les da una historia. Nosotras nos convertimos en cifra, si acaso. A veces, simplemente, desaparecemos. Pero nadie realmente desaparece.

Nosotras te nombramos a ti, Yuliana Andrea, porque tu vida importa. Porque no debiste morir. Porque deberías seguir jugando tranquila y porque exigimos justicia para ti y para todas las niñas a las que nadie nombra.

Las intersecciones y lo que hay de cifras

En el mundo, de acuerdo con cifras de ONUMUJERES, se estima que un 50% de las agresiones sexuales las sufren menores de 16 años y, de acuerdo con datos de UNICEF, cada 5 minutos muere une niñe a causa de la violencia. Asimismo,  América Latina es la región con más feminicidios a nivel mundial, representa el 50% de los asesinatos de mujeres. Esto se suma a la discriminación y las violencias a las que están sujetas las mujeres indígenas en Colombia (y también a nivel regional).

Hay pocos datos sobre los feminicidios infanticidas a nivel mundial, incluso a nivel regional es complicado encontrar datos suficientes. ¿Qué pasa entonces con niñas como Yuliana? A veces parecen casos aislados, pero no. Inclusive si pensamos en el número de mujeres y niñas desaparecidas y qué fue de ellas. En 2011 se estimaba que en el mundo había alrededor de 160 millones de mujeres desaparecidas y se calculaba que de 1.5 a 3 millones de mujeres y niñas morían por “violencia de género y descuido”.

¿Por qué alguien se siente con el derecho de quitarnos la vida y desaparecernos? ¿Por qué usan nuestras cuerpas como objetos de uso y desecho?

Comments

comments