[Opinión] Nota para la feminista que quiere que todas seamos una misma

Por Roja*

Verán. Tenemos un problema. El feminismo no es uno**. Y no busca la igualdad. ¿Sabes cuál sí busca la igualdad? El feminismo liberal. ¿Dónde está el feminismo liberal? En las instituciones patriarcales, es decir, academia, medios, gobiernos, ongs, etcétera. Alguna feminista me lo explicó sencillo hace tiempo, las mujeres feministas liberales quieren la mitad del pastel de las explotaciones. Que quieren ser empresarias, diputadas, académicas, presidentas, que hablan de “paridad” y “equidad”, sin cuestionarse ni querer modificar cómo se sostiene este sistema mundo patriarcal. Ese es el único feminismo que se difunde en medios. Es Emma Watson como vocera de ONU Mujeres, Marta Lamas, Marcela Lagarde, Las Estereotipas en tus redes sociales. ¿Sabes cuál es la cúspide del feminismo liberal o su sinónimo? La perspectiva de género. Sé que a muchas nos suena “linda” la perspectiva de género, pero la perspectiva de género no viene de la lucha de las mujeres, ha sido un discurso creado desde el neoliberalismo para despojarnos de nuestras resistencias a las mujeres, que de patriarcado se pasó a hablar de sistema sexo género, que de feminismo pasamos a hablar de género, se quitó del análisis que hay un sistema de apropiación de hombres sobre mujeres, para dejarlo convertido en una descripción de trabajos, roles y estereotipos, no lo digo yo, pueden revisar lo que ocurrió en la década de los noventa y denunciaron feministas autónomas y lesbofeministas, las he leído, lo que escribo es producto de conocerlas, de replantearme. Tras el discurso de la perspectiva de género se escondieron esterilizaciones forzadas a mujeres indígenas, el “empoderamiento” que precarizó aún más a miles de mujeres latinoamericanas, y por supuesto, se impulsaron proyectos legislativos de venta de los cuerpos de las mujeres, entre el trabajo sexual que defienden las liberales y posmodernas, y la gestación subrogada que impulsan también las liberales y posmodernas, junto a hombres gays, heterosexuales y mujeres gays capitalistas.

Ese y solo ese es el feminismo que nos tocó aprender, el feminismo neoliberal, ha sido nuestra primera fuente de conocimiento del feminismo, al menos de todas aquellas que nacimos en los ochenta, noventa y dosmiles. ¿Saben quiénes trabajan dentro del patriarcado al igual que las feministas liberales pero se creen muy punk? Las feministas posmodernas. ¿Quiénes son? ¿No te ha tocado ver mujeres que dicen aquí y allá que el género se elige? Ellas son. ¿No te ha tocado escuchar que solo basta que alguien se diga mujer para que lo sea? Ellas son. Son resultado de las teorizaciones que ensalzan el cuerpo masculino, teorizaciones que pudieron existir una vez que nos arrebataron el feminismo con la perspectiva de género/estudios de género. ¿Ejemplos? Paul Preciado, Judit Butler, Despentes y cualquier seguidora de Foucault. ¿Has notado que en los coloquios de género ya solo hablan de mujeres trans y nuevas masculinidades? Las mujeres no existimos en nuestra propia lucha, nos la arrebataron por completo. Para las posmodernas las opresiones no tienen una base material, ¿qué quiero decir? que si tú te sientes “sirena”, “unicornio”, “persona no binaria”, “gatx” o “conejx”, ya lo eres. Para las posmodernas y las liberales las mujeres somos tan solo una “identidad” que además es “voluntaria”, así como cuando en esta mañana te despertaste y elegiste entre un vestido y un pantalón, lo mismo consideran que es ser mujer, algo que eliges, repito porque seguro lo has leído ¿no te ha tocado escucharlas diciendo que para que un hombre sea mujer solo basta que se nombre así? Ellas son las posmodernas, están en todas partes, en series de televisión, en los comerciales de maquillaje, en las revistas de moda, en mtv, en hollywood, en los fanzines universitarios, en los museos de las ciudades, en la pegatina que te dieron en un bar.

Por fortuna, otras, como las lesbofeministas y feministas radicales, han analizado que ser mujer requiere vivir desde un cuerpo sexuado de mujer, ¿qué queremos decir? que las opresiones tienen una base material y es nuestro cuerpo con útero, con vulva, senos, educado mujer. Mira, que una mujer blanca no puede decir que es una mujer indígena un buen día cualquiera porque las opresiones no se eligen y además carece de una materialidad, es decir, de un cuerpo racializado, en otras palabras, de un cuerpo históricamente oprimido, no sabe lo que es ser una mujer indígena, no creció desde esa materialidad y ni siquiera lo imagina. Pero las posmo y las liberales no entienden esto, no lo comparten, ellas hacen caso omiso de estructuras, historia, educación y opresiones, uff, vieras cuánto olvidan la socialización, ¡por completo! Ellas piensan que si tú un día elegiste ser dragón, ya lo eres. Ellas piensan, incluso, que es posible sentirse dragón desde nacer ignorando por completo que nos educan mujeres si tienes cuerpo de mujer, lo mismo los hombres si tienen cuerpo de hombre. ¿En dónde educan dragones? Seguro en su imaginación, por supuesto, hay una trampa. Aunque yo me enuncie “conejx”, “transgatx” o “unicornio”, mi materialidad de mujer existe, y en este sistema eso significa ser apropiada, que mi cuerpo no es mío ni mi trabajo. Mi materialidad mujer significa que desde el primer segundo de mi existencia no he sido formada más que como una mujer, no hubo otra realidad para mí, aprendí a servir a los hombres, con mis resistencias, claro, pero aprendí a servir como dispuso todo un sistema, que no, no es voluntario. Que hoy se enfermó la abuelita, me llamarán a mí aunque me nombre unicornio. Que la amiga no tiene a quién le cuide al hijo o hija, seré yo quien le cuide. Que en la calle camino con mi cuerpo sexuado y educado mujer, no me libraré de acoso ni violencias. Que el trabajo que tengo, la vida que vivo, el oxígeno que respiro está mediado por mi ser mujer. Y no solo eso, que además estoy jerarquizada por clase social y un sistema racista. Para las posmo y las liberales, las estructuras, ni la educación ni nada importa. Seguramente lo has escuchado aquí y allá, se pasan por redes un glosario gringo, y hablan de los chorromil géneros que existen, diciendo que una vez que el género desaparezca desaparece todo ¿y la raza? ¿y la clase? ¿y todos los otros sistemas de opresión?. Qué irónico, hablan de géneroS, pero no se sabe de unicornicidios, lo que seguimos sumando son feminicidios.

Seguramente a pesar de lo que escribo, pensarás que podríamos arreglar nuestras diferencias un buen día con una taza de café, o una cerveza, es una forma de verlo, a mi parecer, optimista y descontextualizada, pues no se puede, ¿podrías tú dialogar con alguien que trabaja para que las mujeres seamos borradas del feminismo? ¿podrías tú colaborar con aquella que legisla junto a los hombres para ponerle precio a las partes de nuestro cuerpo nombrándole mañosamente “libertad”? Yo no. Y esto no significa que las odie o que las violente como el patriarcado me exige, es decir, con misoginia, esto quiere decir que hay diferencias irreconciliables  que podemos argumentar desde el respeto, aunque ellas no nos respeten porque ellas están en el poder, las mujeres feministas liberales y posmo están arriba en el poder y harán todo lo posible para vender las partes de nuestro cuerpo llamándole feminismo.

¿Sabes una cosa más? hay otro problema en el feminismo. Nos hicieron creer las liberales y posmos que llegábamos a un mundo puro y mágico, donde todas las mujeres buscábamos lo mismo, claro, con qué facilidad lo hicieron al haber borrado todas las propuestas feministas autónomas que no se ciñen a la estructura patriarcal, con cuánta facilidad al ser las únicas referentes, en fin, que nos lo terminamos creyendo, pero no es así, aquí están bien instalados los típicos poderes patriarcales. Aquí están los dineros. Aquí no hay ingenuidad ni inocencia. ¿O a poco creías que quienes legislan para llamarme trabajo sexual a la prostitución no tienen vínculos con proxenetas? ¿Cómo se nos olvidó la lógica del sistema capitalista?  ¿A poco crees que el que se hable tanto de “género no binario”, “unicornios” y mujeres trans es una casualidad histórica? Están inflados de recursos, hay becas corriendo aquí y allá, jugosos financiamientos para ongs y encuentros ¿A poco crees que los viajes por el mundo de esos activistas se pagan solos?. ¿A poco crees que la agenda de nuevas masculinidades es una gran coincidencia generacional? De la misma forma están requetefinanciados. ¿A poco pensabas que la lucha de la gestación subrogada es de las mujeres y no de los dueños del capital? ¡Por favor! ¿Quieres triunfar en el sistema capitalista y seguir siendo feminista? Dedícate a mujeres trans, nuevas masculinidades, gestación subrogada y “trabajo sexual”, en breve obtendrás reconocimiento, serás invitada aquí y allá a dar conferencias ¿por qué? porque no incomodas, porque esa es la agenda del capital y serás cobijada por sus instituciones, vaya, que si quieres dinero es ahí donde podrás bajar recursos.

Feminista que me lees ahora y por este segundo: En el feminismo no estamos en terreno “puro” libre los poderes patriarcales, así que como en cualquier otro lugar donde sospechas, por ejemplo, en las elecciones de cualquier país, donde sabemos de mentiras, mafia, políticos y narco, aquí también tenemos que sospechar, analizar, tenemos que abrir bien grandes los ojos, porque si no te fijas donde estás parada, solo estarás defendiendo los intereses de los hombres y el orden patriarcal ¡y es lo más probable!

Es lo que yo te cuento, pero puedes arrugar esta hoja y tirarla a la basura, que eso es lo que siempre se hace con el feminismo que no es liberal ni posmoderno. No te preocupes si te disgustó el artículo, no hay foro ni financiamientos que nos haga posicionar esta crítica ni palabra. Tú te quedas con el respaldo de la hegemonía y no nosotras. Total que a las radicales, siempre nos quedó el señalamiento de “ridículas”, “agresivas”, “pendejas”, “esencialistas” (¡aunque no hablemos de esencias sino de educación, estructura y sistema!) o cualquier forma como nos quieras llamar, eso sí, desde la misoginia, desde tu misoginia.

¡Lo mejor para tu camino!

*Pseudónimo espontáneo de la típica feminista apestada de siempre

**La clasificación de feminismos que uso: feminismo liberal, posmoderno y radical, es de la feminista radical de la diferencia, Andrea Franulic.

Comments

comments