[Opinión] La sexualización del cáncer de mama

Por Montserrat Pérez

Octubre es el mes que se dedica a la conscientización sobre el cáncer de mama. Es un mes en el que todo se llena de moños rosas y campañas que aprovechan el momento para promocionarse y crear un sentido de responsabilidad social empresarial.

También hay conferencias, pláticas, videos, lucecitas rosas que pintan monumentos y demás. La cosa es que pocas son las campañas que se enfocan en las mujeres y la realidad que es este tipo de cáncer. Lo cierto es que parecen más bien estar dirigidas a los hombres y a lo que ellos ganan o pierden cuando una mujer se enferma.

Circula en redes una imagen sobre una conferencia que hubo en el senado mexicano sobre cáncer de mama que habla sobre lo que los hombres sienten eróticamente al tocar los senos de las mujeres. ¿Qué tiene que ver con el cáncer? Pues nada, pero es que precisamente mucho de lo que se produce este mes no tiene nada que ver con el cáncer, sino que es la cosificación del cuerpo de las mujeres en tanto le funciona a los hombres. 

¿”Simbolismo del pecho femenino”? Primero que nada, no se entiende que es el simbolismo, pero de eso no se trata este texto. En segundo lugar, ¿qué seriedad implica un contenido así? ¿Por qué tendría que ser relevante?

Causa revuelo porque es el senado mexicano (que eso y una cloaca dan igual), pero este tipo de mensajes son lo común. Pienso en que muchas de las campañas eligen mujeres blancas, delgadas, felices. ¿Dónde están las sobrevivientes? ¿Dónde está la información?

Hace unos años salió una campaña que usaba imágenes de superhéroas de los cómics y eran unas viñetas que encuadraban el pecho y se exploran el pecho. No era una mala idea, pero no rompe con la de por sí hipersexualizada imagen de estos personajes. Incluso el hecho de que les quiten el rostro es despersonalizarlas, deshumanizarlas, son cuerpo, no mujeres completas.

Imagen tomada de Pinterest con fines periodísticos

A nosotras se nos va la vida en esto, literalmente, pero pocos son los espacios dirigidos a que podamos entender y conocer sin miedo, pero sí con confianza nuestras cuerpas, lo que debemos de buscar, ver, sentir. No tiene nada que ver con el placer que le genera a los hombres. Nuestras cuerpas son nuestras, no de ni para ellos.

Comments

comments