¿Educación no sexista?

Imagen tomada de Cross Connect Magazine

Por Andrea Franulic

*Texto publicado originalmente en Facebook y reproducido con el permiso de la autora 

¿EDUCACIÓN NO SEXISTA?

¿Vamos a dejar las mujeres de estar inseridas en la tradición misógina de pensamiento masculino en todas las artes, disciplinas y ciencias?

¿Vamos a hablar en lengua materna y ya no en lengua androcéntrica que medie, con sus tecnicismos y su pseudo-universalidad, nuestra relación con el mundo y con nuestra propia experiencia?

¿Vamos a asumir que tras el sujeto genérico yace el sesgo masculino?

¿Vamos a hablar y buscar los contenidos del gran vacío desde donde se yergue la modernidad y su racionalidad, las verdades de nuestras antepasadas las brujas?

¿Vamos a reconocer que la historia de las mujeres es la historia de la humanidad?

¿Vamos a hablar de sexualidad echando por tierra el modelo reproductivista y su falocracia coital, con sus consecuentes instituciones como la heterosexualidad y la maternidad obligatorias, el matrimonio y la familia?

¿Vamos a seguir creyendo que nuestro placer y erotismo coinciden con los del hombre?

¿Vamos a indagar en los grandes silencios culturales del patriarcado que intervienen y rompen nuestras relaciones entre mujeres?

¿Vamos a develar sus grandes usurpaciones, parcelaciones y tergiversaciones de nuestras vidas, sus robos y mentiras?

¿Vamos a derribar los escalafones, las calificaciones, los grados y jerarquías de la lógica guerrera de la educación?

¿Vamos a cuestionar las dicotomías fundantes que la cruzan: trabajo y política, teoría y práctica, discurso y acción, maestro y discípulo, naturaleza y cultura, pasivo y activo, femenino y masculino?

¿Vamos a unir el pensamiento a los sentimientos, intuiciones, sueños, percepciones?

¿Vamos a dejar de fragmentar cuerpo y palabra?

¿Vamos a aceptar que el conocimiento y la creación son sexuados?

¿Vamos a dejar que el cuerpo sexuado mujer hable libre y genealógicamente, o volveremos a abandonarlo como una molestia biológica de la cual debo liberarme?

¿Vamos a desmontar las falsedades de la revolución sexual y la figura de la mujer emancipada que se homologa a los hombres?

¿Vamos a dejar de rendirles culto a los días sacros y patrios del calendario?

¿Vamos a dejar de lado cruces y charreteras? ¿Dioses y Ateneas?

¿Vamos a estudiar a Virginia Woolf junto a sus antecesoras, las hermanas Brontë, Jane Austen, George Eliot?

¿Vamos a trabajar con Adrienne Rich sin dejar de hablar de Mary Wollstonecraft y el movimiento de las Preciosas?

¿Vamos a leer a Christine de Pizán, profundizando en el movimiento de la Querella y de las Beguinas?

¿Vamos a hablar de Elena Caffarena sin aludir a su lazo con Olga Poblete?

¿Vamos a conocer a Virginia con Vita?

¿Vamos a olvidar a nuestras madres para luego venerarlas o repudiarlas en las publicidades vacuas y cosificantes del patriarcado?

¿Vamos a abandonar el orden simbólico patriarcal son sus sanciones, moralismos y punitivismos?

¿Vamos a conectar las verdades desde la mirada holística del pensamiento libre de las mujeres, y saber que la violación en las penumbras de las aulas y pasillos escolares y universitarios no se separa de la pornografía, la prostitución, la publicidad y la invisibilización de nuestra historia?

¿Educación no sexista?

Las preguntas son infinitas y estoy segura de que todas podemos seguir agregando preguntas o reformulándolas, porque en realidad se trata de una educación no androcéntrica, mejor todavía, de una civilización no androcéntrica. Se trata de algo profundo, de crear y descubrir otro orden simbólico, basado en el sentido libre de ser mujeres y mujeres lesbianas.

Si esto no es “educación no sexista”, entonces es más de lo mismo: reformismo, inclusionismo, igualdad y género. Es otra vez absorber la energía creativa de las mujeres, arrebatarles su poder. Es otra vez un refinamiento patriarcal para amarrar aún más su decadencia como cultura.

Imagen tomada de Pinterest

 

Comments

comments