Opinión

«Lxs invertidxs» no son prioridad en el congreso

Por  Karina Leyva

En Aguascalientes el matrimonio igualitario ha sido motivo de polémica estos últimos días. Tras las declaraciones del obispo José María de la Torre, en las que calificó a las personas no heterosexuales como “invertidos” además de hacer un llamado a diputadxs a «legislar con conciencia cristiana», diversas asociaciones han exigido que se respete el estado laico y sobre todo que la iglesia deje de mostrar discriminación hacia la comunidad lgbttti.

Lo relevante no es que un líder religioso muestre desprecio ante un sector de la población, ya que bien sabemos la iglesia católica siempre se ha caracterizado por promover las desigualdades de género, lo realmente indignante es que los diputados del congreso (sí, así en masculino) hayan declarado que “el congreso tiene su agenda con los temas prioritarios”, ah pues, claro los derechos humanos no son prioridad en un estado como Aguascalientes, donde el único antecedente que se tiene en protección de la comunidad lgbttti es la propuesta de la ex diputada Nora Ruvalcaba para las sociedades de convivencia, que claro, ha permanecido en el congelador.

El matrimonio igualitario no es un capricho, es un tema de derechos humanos, y esos no se negocian. El código civil aguascalentense inflige contra las garantías individuales dispuesta en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual en el artículo primero dice “todas las personas gozaran de los derechos humanos reconocidos
en esta constitución” y posteriormente agrega “queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana”.

Al no otorgar el derecho a contraer matrimonio cientos de familias y parejas quedan en situación de vulnerabilidad, no es comprensible porque mucha gente queda desprotegida por la ley aguascalentense, quedan sin el ejercicio pleno de sus derechos, sólo por su preferencia sexual, ¿será acaso que somos ciudadanxs de segunda clase?.

Si bien los diputados consideran que garantizar la igualdad de derechos no es un tema prioritario, refuerzan las declaraciones del obispo, entonces me pregunto:  ¿cuándo las y los invertidxs seremos prioridad en el congreso?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!