Breve y pequeña historia sobre el patriarcado

 

Por Menstruadora 

En el mundo capitalista en que vivimos, nacer en un cuerpo sexuado de mujer (útero, ovarios, vulva, clítoris) significa ser mujer, es decir, ser educada como mujer, ser formada como mujer, ser tratada como mujer, existir como mujer.

La clasificación no es inocente y tampoco es natural, pues miren, la naturaleza no se clasificó solita. A ver, ustedas saben que una flor es una flor no porque un rayo iluminador de la naturaleza se los susurre, sino porque alguien nos enseñó que había plantas y cada planta tenía un nombre distinto, es decir, entender así la naturaleza es resultado de clasificaciones. Lo interesante es que en lo humano, las clasificaciones además esconden relaciones de dominación: raza, clase, sexo. Por ejemplo, que en lo humano reconozcamos una clasificación de sexo (mujer, hombre e intersexuales) no es un dato puro de la naturaleza, es ya una clasificación humana. No se alebresten, con esto no estoy diciendo que nuestras características físicas no existan. Mi útero existe, estos cólicos existen, esta menstruación roja y brillante es mía de mí y estas características son solo de mujer, así es la clasificación, así existo, esto es una estructura histórica.

Bueno, sigo, ¿a quién se le ocurrió que de todas las clasificaciones que podríamos inventar de los cuerpos solo existirían hombres y mujeres? lo de la gente intersexual nomás lo cito por citar que en realidad este sexo no se traduce en género intersexual, pasas a ser hombre o mujer, no hay más, no vives intersexual, es totalmente falso, no le dicen a una mujer embarazada ¿esperas niño, niña o intersexual?, claro que no, por eso hablamos de vivir en un sistema patriarcal, solo hay dos opciones y aunque las posmoliberales digan que le van a preguntar al niño en cuestión qué género es cuando crezca, nadie existe sin ser educado o educada en el género que le corresponde según la clasificación que su mismo cuerpo indica (hombres o mujeres), desde la forma como cargas a esa beba o bebo estás educando. Bueno, a quién se le ocurrió esto, nos preguntamos.

Esto es resultado de una lucha histórica no contada. Desde hace miles de años aquellas que podían asegurar el trabajo de territorios y su consecuente herencia eran aquellas con la capacidad de reproducir más gente, las del útero, las del clítoris. Pero, no fue nuestra capacidad paridora la que nos condenó, ojo aquí, que eso es naturalizar opresiones, fue la intención de dominar de los otros lo que nos sometió. Al final de la guerra los victoriosos contaron que ya habíamos nacido para parir y éramos débiles, así nos contaron la historia. Pero las mujeres, por ejemplo, en el neolítico eran guerreras poderosas, tenían los brazos de deportistas de alto rendimiento, sembraban sí, pero también salían a cazar y además de todo eran las meras jefas de la tribu, ellas decidían dónde se asentarían cada temporada. Pero nos contaron otra versión en donde nos escondíamos en una cueva a parir mientras nos “protegían”. De nueva cuenta, nada más falso. Yo siempre lo comparo con raza.

La raza se inventa con la invasión colonial, Europa quiere dominar los territorios “descubiertos” y justifica desde la ciencia que “biológicamente” todo el mundo es inferior menos ellos. De hecho aún lo justifican así. A ver, los colores de la piel existen, pero estos no significan por sí solos razas, esta es una lectura humana y que esconde una relación de dominación colonial, esta clasificación humana es estructural. Repito, los colores de piel existen (como nuestro útero o nuestro clítoris), pero no fue por el color de la piel la causa de la dominación, fue la intención de dominar los territorios que ocupábamos y seguimos ocupando. Lo mismo con el sexo, no es por nuestra capacidad de parir que estábamos condenadas. No estábamos ni estamos condenadas, amigas, no anden diciendo eso. Lo que ocurrió es que este sometimiento no es consecuencia de nuestro cuerpo, es consecuencia de la intención de dominar nuestros territorios y estos territorios se dominan a través de nuestro cuerpo de mujeres, ¿sí notan la diferencia de lo que digo? nuestro cuerpo no es la causa, la causa del patriarcado fue la intención de dominarnos, es distinto. Así que para sostener estas guerras en contra de nosotras, los dominadores usan la idea de “naturaleza”, nos cuentan que era nuestro destino, nos hablan de sus datos requeultracientíficos, nos cuentan su versión de la historia.

Nos dicen que por ser mujeres somos más débiles, que ya nos lo comprobaron en décadas de ciencia y que somos tontitas por insistir en lo contrario, nos cuentan que incluso cada parte de nuestro cuerpo está mediada por nuestra irremediable naturaleza inferior de mujer, incluso dicen que por nuestras hormonas somos menos agresivas, que por nuestra estructura somos menos capaces, que por nuestro cerebro mismo no podemos pensar cosas muy elaboradas. A ver, aquí siempre vienen a reclamarme las más creyentes fervorosas de la ciencia patriarcal.

Miren, yo no digo que ellos y ellas estén confabulando en una mesa secreta contra nosotras, a modo de caricatura de media tarde, esto es tan complejo que no hay mesa, el sistema crea cimientos patriarcales y lo que se reproduce solo reproduce la lógica patriarcal, son las bases que usan desde dónde hay que cuestionar. Al final de todo lo que nos enseñan poco a poco y bien fuerte es que incluso si volviera a ocurrir el inicio del mundo, otra vez seríamos las dominadas porque pues como podemos parir, ni modo, qué más remedio nos queda, así es nuestra naturaleza.

Ya ven, para qué luchan, si así es su naturaleza, así va a ser siempre ¿no?

Pues no, amigas, no.

Por eso las feministas más radicales hablamos del sistema de opresión de género como uno de los sistemas más antiguos, porque cuando más rascamos para entender cómo llegamos aquí, menos claridad nos da la misma historia, nos muestra cada tanto que así siempre fue, pero no fue así siempre, amigas, esto es una guerra en la que nos sometieron, pero como toda guerra es temporal y puede cambiar.

Comments

comments