3 infusiones para lidiar con el estrés

Imagen tomada de http://claudcloud.tumblr.com/post/45928407805

Por Montserrat Pérez

Han sido un par de semanas dolorosas y tensas para mí. Anoche me descubrí con un dolor en el costado derecho del cuerpo y me pregunté qué sucedía. Lo cierto es que no he podido lidiar con algunas emociones y además no me he alimentado correctamente. Pienso que nos sucede muchísimo que nos acostumbramos a estar mal, o más bien que normalizamos las emociones que nos dañan para no tener que enfrentarlas o porque sentimos que nos quita tiempo.

 Me gusta tomar té. Todo el acto de la preparación: hervir el agua, saber qué hierbas usar, la cantidad, el aroma mientras se infusionan y el propio acto de beberlo es como darle un apapacho a mis órganos, especialmente cuando se trata de plantas que tienen propiedades relajantes. Es una acción de autocuidado más o menos sencilla que involucra diferentes sentidos e incluso que permite reflexionar sobre el estado de ánimo.

Hace un año mi hermana me regaló un librito muy pequeño de herbolaria, porque sabe cuánto me gusta aprender sobre las plantas y sus propiedades y porque el libro además maneja específicamente plantas que sirven para ayudar con el estrés. Así que lo leí con calma, repasé algunos conocimientos que ya tenía y estoy aprendiendo cómo preparar decocciones y tinturas.

Dentro de la introspección con respecto a estos días de presión emocional y fatiga, pensé que no está demás compartirles 3 infusiones que nos pueden servir para lidiar mejor con situaciones estresantes y cuidar nuestra cuerpa.

  1. Para levantar los ánimos y tener energía: infusión de damiana (turnera diffusa).  La damiana es una planta que tiene propiedades ansiolíticas, antidepresivas y en general estimulantes. Se usan tanto el tallo como las hojas secas. Para preparar la infusión se usa una cucharadita de hierba por taza en agua hirviendo, se deja reposar de 10 a 15 minutos  y después se cuela y se bebe hasta dos tazas por día.
  2. Para calmar el estómago y la ansiedad: infusión de verbena (verbena officinalis). Tiene una acción calmante y ligeramente sedante, se puede usar para controlar dolores de cabeza, náusea y en general trastornos relacionados con el nerviosismo. Se usan las hojas las flores (que tienen una tonalidad morada-azulada). La preparación es de 1 cucharadita de la planta seca o 2 de la planta fresca por taza (se infusiona igual que la receta anterior). A mí la verbena me funciona bien cuando estoy molesta y me comienza a doler el estómago. Una tacita suele ser suficiente en la tarde-noche para calmar las molestias. Tiene un sabor ligeramente amargo, pero no desagradable, va bien con cítricos, entonces se puede preparar una infusión de verbena con cáscara de naranja muy rica.

    Imagen: Hekma Center

  3. Para relajarse y reducir la inflamación: infusión de manzanilla (chamomilla recutita) con lavanda (lavandula spp.). La manzanilla es una planta que sirve para muchas cosas, tiene propiedades antiespasmódicas, desinflamantes ayuda al sistema digestivo, al hígado y es relajante. Se usan únicamente las flores. Por su parte la lavanda es una planta con flores aromáticas de tono morado que tiene propiedades relajantes, antibióticas y antiinflamatorias. Se usan los tallos y las flores. Para prepara la infusión se usa 1 cucharadita de manzanilla seca por media de lavanda seca por taza en agua hirviendo antes de ir a dormir o el doble de cantidad por ingrediente en caso de que estén frescas (se infusiona al igual que los puntos anteriores). La manzanilla me recuerda a mi abuelita y cómo le gustaba el té de la flor, no de bolsita y de cómo el agua se tornaba amarilla y los petalitos flotaban en el recipiente. La cocina olía delicioso.

    Imagen: Definición ABC

    Imagen: Bariloche.Org

Hay otras hierbas y mezclas de hierbas que me gustaría probar antes de escribir otra pequeña lista, mientras tanto, espero que se tomen unos minutos de su día para prepararse una infusión y sentir cómo cambia su estado de ánimo.

*Nota: revisa si eres alérgica o sensible a cualquiera de estas hierbas y sus propiedades antes de tomarlas. También recuerda que si estás embarazada debes preguntarle antes a tu médica o partera de confianza si puedes ingerirlas. Ninguna de estas infusiones sustituye un tratamiento médico ni una consulta con profesionales de la salud.

Bibliografía: Hawkey, Sue. Herbalism, using herbs for stress relief and common ailments. Londres, Inglaterra: House Hermes, 2003.

Comments

comments