[Entrevista] De nosotras se trata – Mariana Vega “Mapo”

Por: Maricruz Bárcenas

La primera vez que la escuché cantar fue un día de noviembre de 2012, compartió el escenario con Karina Vergara Sánchez quien estaba ahí para leer poesía cuando ella terminara una canción y viceversa. Unos años después, nuestros caminos se juntarían, estuvimos cerquita por algún tiempo siendo tortilleras y luego cada una agarraría su propio rumbo.
Como es costumbre en Querétaro al acordar un punto de encuentro, la estoy esperando en el atrio de un templo barroco. De pie y a mitad del jardín, miro la iglesia y pronto ella se apersona montada en su bicicleta, se baja y nos abrazamos. La última vez que nos vimos, hablamos del disco que pronto comenzaría a grabar y frente a una taza humeante de chocolate nos despedimos. ¡Por fin tienes tu disco! Le digo apenas nos seperamos.

Mariana Vega “Mapo” | Fotografía: Arlette Ramírez (2018)

Trovadora te conocí y trovadora sigues, ¿cuál fue el proceso de “Libre Voz Vos”?

Desde la planeación formal hasta la posproducción fueron aproximadamente diecinueve meses. Hicimos la selección de temas, seleccionamos varios que tenían que ver con la búsqueda de la libertad, del amor (no necesariamente desde el punto de vista romántico) y la paz. Es trova latinoamericana, la mayoría fueron interpretadas por Mercedes Sosa.


Hay una canción que me mueve mucho, se llama “Juárez” de Diana Gameros, la autora es originaria de allá y retrata un poco la realidad actual, no sólo de México, tal vez de toda Latinoamérica.

Hiciste de tu voz, actuancia feminista…

La música siempre me ha movido, es mi manera de nombrar… haber participado en tantos eventos, incluso cantar en la marcha Lésbica, para mí fue mi manera de decir “¡Aquí estoy!”

Creo que fui muy protegida por mis compañeras, siento que juntas nos movíamos y nos dimos cuenta que éramos un poquito más fuertes estando juntas y alzando la voz juntas que de forma individual. Claro que solas se pueden hacer cosas, pero alzando la voz juntas es más sencillo llegar a otros oídos, a otras pieles, a otras mujeres.

El disco incluye catorce temas. Mientras caminamos en busca de un lugar con menos ruido, la miro, está ansiosa por contarme del track 5 de este primer disco. “De nosotras se trata”, es de su autoría, me permitió escucharla cuando apenas la estaba escribiendo, fue una noche en la que organizábamos alguna marcha.

La hice hace unos cuatro años, pero fue resultado de un camino que jamás esperé. En algún momento, se acercó a mí una chica que estaba haciendo un documental sobre mujeres desaparecidas y me invitó a hacer la música, hice esta canción. No fue difícil hacerla porque es un tema que tengo pensado, me mueve porque en Querétaro la cifra de desaparecidas es bastante alta, es algo que con cercanas y no cercanas siempre estamos hablando: las mujeres corremos riesgo todo el tiempo.

Me entusiasmó el resultado final, sin embargo, es muy doloroso el tránsito que lleva la melodía, la letra… Toda la canción. No tenía cercanía con una mujer desaparecida, pero no es necesario tener cercanía para sentir que mueve hasta las entrañas. Luego pasó lo de Kleo…

El feminicidio de Kleo… Creo que a todas nos marcó de alguna forma.

La canción tiene una carga todavía más grande porque cuando la estábamos trabajando para el disco apenas me había enterado del feminicidio de Kleo, para mí se volvió imperativo que se quedara. Es mi forma de recordarla, de recordarnos que aquí estuvo.

Mariana Vega “Mapo” | Fotografía: Arlette Ramírez (2018)

Eres una artista, ¿cómo es ser artista? Pintas, esculpes, escribes, actúas en teatro, cantas…

Pues no soy artista, tal vez un día llegue a serlo. Pero sí he hecho escultura, teatro, música… Para mí todo tiene que ver, cuando hago una escultura pienso en la estructura, la textura, las líneas, las curvas, el movimiento y en el aspecto musical es lo mismo, tiene movimiento, líneas, curvas… Más bien es pasarlo de un lenguaje a otro, pero no son cosas separadas. He dejado un poco las artes visuales, pero no dejo de pensar en crear algo visual, pero ahora mis energías están enfocadas en la música.

Bueno, pero sí eres mujer, cantanta, lesbiana…

Para mí es parte de mi vida, no me concibo sin ser lesbiana, intentar dejar de ser lesbiana es como quitarme el brazo, es ilógico; tampoco concibo dejar de cantar, desde que tengo memoria me pongo a cantar, no es una opción… Soy todo eso.

La autogestión frente a la precarización de las mujeres y siendo artista, ¿cómo lo vives?

Me costó trabajo decidir renunciar a mi trabajo de maestra para dedicarme al teatro y a la música, dejar lo seguro por lo incierto… un día también fue difícil nombrarme lesbiana, hacerme visible como mujer lesbiana para que en algún punto todas podamos decirlo, pero todo salió bien.

Pero de todos modos siento que soy muy afortunada, crecí en una familia donde la música era parte importante de la crianza, soy afortunada de estar en un hogar con mi mamá que me preguntó si soy lesbiana y no tuve que acercarme yo con miedo a decirle que alguiena me gustaba; afortunada soy por haber podido participar en las marchas, en los festivales, aportar con mi música y de esa forma hacerme lesbiana visible, afortunada de tener a tantas compañeras lesbianas, yo sé que ese no es el caso de todas.

Pero no debo negar que he sentido temor, a lo mejor todas las lesbianas visibles (y más las que están constantemente haciendo apuntes a la opresión que vivimos) en algún punto sintieron miedo, mi causa ha sido la música, pero puedo imaginar la angustia de quienes han estado en otra posición que no es la música.

Mariana Vega “Mapo” en la Marcha Lésbica (2013)

¿Todavía le cantas a las lesbianas?

Sí. Sí… Pero ya no de la misma manera en la que lo hacía antes. No es porque haya decidido no hacerlo, sino porque en este momento… Hay un par de canciones del disco, en particular Luna donde era importante evidenciar que no se la cantaba a un hombre, era una mujer. No en los cafés, no en las marchas, no en los eventos específicamente de lesbianas, pero sí para las mujeres.

¿Cuando grababas, a quién le cantabas, a quién le dedicas el disco?

Sinceramente pensaba en mí, en que es importante amarme a mí misma, si no te amas a ti no hay nada. En realidad, es para todas las mujeres, pero no tiene un nombre, este trabajo ha sido consecuencia de mi esfuerzo, de lo que he venido trabajando y eso lo he entendido con este proceso, que es importante mirar desde mí mi propio esfuerzo, el autocuidado, el autoamor… permitirme respirar, permitirme sentir lo que está pasando para poder trascenderlo y agradecer lo que pasó. Ese ha sido mi camino y mi exploración con el disco.

¿Qué sigue?

Quiero viajar con mi guitarra, quiero llevar mi música, quiero que en el sur reciban este granito de arena, no sé si es mucho, quizá es poco, pero mi música es el mensaje que tengo.

Libre voz/vos (2018) Mariana Vega “Mapo”

Me conmueve la despedida. Cuando a nosotras, a mis compañeras y a mí, ya no nos quedaba más voz para seguir gritando, ella siguió cantando. Nos abrazamos como si el tiempo no hubiera pasado, pero ella es otra compañera, amando otras cosas, persiguiendo otros cometas, pero su voz sigue siendo poderosa, risueña… su voz sigue siendo suya y cada vez más grande. Mapo es a quien sus oídos y sus poros abiertos deben darle una oportunidad para que cante lo que les falta por decir.

Comments

comments