Libro feminista del mes y algunos apuntes sobre cómo acercarse a la literatura feminista

Imagen: elenikalorkoti.bigcartel.com

Por Montserrat Pérez

De pensar en libros…

Hace unos días me topé con un par de artículos del tipo “15 libros que toda feminista debe leer”. Les eché una mirada y me puse a pensar en cuáles serían los libros que recomendaría. Esto también porque una amiga me pidió que le pasara algunas lecturas introductorias a los feminismos. Lo reflexioné mucho y no sé si tendría un top de libros que crea que son básicos para TODA feminista o TODA mujer que le interese el tema.

Para mí ha sido un proceso bastante caótico y, en sus inicios, muy doloroso. Yo comencé a leer sobre feminismo, en forma, en 2011, mientras hacía mi tesis (lo que iba a ser mi tesis) sobre los feminicidios en Ciudad Juárez. Lo que me llevó a investigar sobre feminismo fue una situación que me pegó en lo más hondo del alma, y no creo que haya otra manera.

A finales del año pasado tuve una conversación en la que me sentí un tanto herida, porque me señalaron que mis lecturas en uno de los talleres en los que colaboraba eran demasiado para un tema introductorio de género. Y, sí, no lo veía, porque mientras más se mete una entre caminos y laberintos, a veces pierde de vista esto, lo que a una le llevó a cuestionarse, a rabiar, a reír, llorar, a cambiar.

Antes de sentarme a escribir pensaba en esos textos fundamentales para mí, y mientras más lo pensaba, más hacia atrás iba en mi formación académica, y en mi propia vida. Hay historias que no están escritas, las de mis ancestras, mis abuelas, mi madre, que son parte de mi narrativa de formación feminista, pero también lecturas que fui haciendo en la secundaria y en la preparatoria. Recuerdo perfectamente cuánto me impresionó el libro de Las memorias de doña Isabel de Moctezuma (a pesar de que está escrito por un hombre), tanto por el proceso de la colonia, como que fuera narrado desde una mujer. Ese libro vino acompañado de la clase de Historia de mi maestra María, que fue un modelo para mí de fuerza, conocimiento, incluso marcó mi camino en tanto supe que no podía quedarme donde estaba, si quería ser libre.

Para leer en enero…

Últimamente he hecho una pausa a los textos académicos y de investigación (en mi vida cotidiana). Regresé a la literatura, sobre todo a la poesía, escrita y hablada, a mirar videos de mujeres que hacen poetry slam y llorar porque me entienden, porque las entiendo, porque cuando hablan desde su dolor, sé que no estoy sola. Porque son quienes me han dado el enojo que no encuentro en la teoría sobre cómo lidiar con violencias hacia nuestras cuerpas, contra nuestras vidas.

Y en este andar me re-encontré con Sandra Cisneros, que a veces siento que me está escribiendo. Mi recomendación en este mes de enero es el libro La casa de Mango Street (1984), justamente porque son historias de mujeres: mujeres de una misma familia, de un mismo barrio. Es un libro sobre una niña, sobre anhelos, sobre fugas y miedos.

Cisneros es una autora chicana, y mucho de lo que relata en el libro refleja las contradicciones y dolores de ser una mujer que vive entre identidades diversas en un país como Estados Unidos. Todo está escrito con un tono lleno de inocencia. Es un texto delicado y profundamente doloroso por eso mismo. Nos recuerda cuán conscientes somos en la infancia, cuántas nostalgias cargamos en la niñez, la belleza y la angustia de ser una niña.

La protagonista observa y describe su entorno, las vivencias de su hermana, su madre, sus vecinas. Para mí, La Casa de Mango Street es un viaje a mi propia historia familiar, a recordar las historias de las mujeres que me criaron o que observaba yo, así, de lejos, pero que me provocaban curiosidad y que me ayudaron a saber qué cosas quería y cuáles no.

Se puede encontrar el texto en formato PDF a través de una búsqueda simple en algún buscador de Internet, ya sea en español o en inglés. Igual se encuentra en formato impreso a través de muchas editoriales y no es un libro caro.

¿Cuál sería su recomendación para leer este mes?

Imagen: SiempreMujer

Comments

comments